Al haber sido electo a la presidencia de la Confederación Americana de Boxeo la semana pasada, José ‘Chiqui’ Laureano, presidente de la Federación Puertorriqueña de Boxeo, acaba de convertirse en el puertorriqueño que históricamente ha ocupado el cargo más alto en el boxeo aficionado mundial. 

“Héctor Cardona también ocupó una presidencia”, recordó el expresidente y actual vicepresidente de la Federación boricua, José Luis Vellón, aludiendo al fenecido expresidente del Copur y también pasado presidente federativo. 

“Pero eso era cuando América estaba dividida en tres partes y Cardona presidió lo que se conocía como el Buró de América”. 

Sin embargo, Laureano, quien ocupa su segundo término al mando de la Federación boricua, fue electo para presidir a todo el continente americano, norte, centro y sur, al mando de una de las confederaciones continentales que componen la internacional (AIBA). 

“Es un gran honor para el boxeo y el deporte puertorriqueño”, dijo Vellón. 

Laureano fue electo de forma abrumadora como parte de un congreso celebrado en Río de Janeiro donde precisamente iba  a elegirse al nuevo presidente. 

“Tuvo un gran apoyo y fue electo en la primera ronda”, dijo Vellón. 

La elección se hizo necesaria debido a que había renunciado el argentino Osvaldo Bisbal, y Raymond Silvas, de Estados Unidos, ocupaba la presidencia interina. 

“La elección de Chiqui es por un año, que es lo que le quedaba al término a Bisbal”, explicó Vellón. 

 El veterano entrenador y líder boxístico recordó que la AIBA acaba de pasar por una suspensión por parte del Comité Olímpico Internacional (COI), en penalidad por numerosas irregularidades, y que incluso fue por esa razón que el COI designó temporeramente a otro grupo para correr con el boxeo en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio. 

“El COI ha estado pidiendo que haya más transparencia y que vengan figuras nuevas a regir el boxeo”, dijo Vellón, “y Chiqui entra perfectamente dentro de eso”. 

“Es una figura joven que ha pasado por todas las etapas en el boxeo, como atleta, como entrenador y como dirigente, tiene grandes conocimientos y mucho que aportar al boxeo mundial”.