Los Bravos de Atlanta jugarán por primera vez en una Serie Mundial desde la temporada del 1999 gracias a su victoria 4-2 del sábado sobre los Dodgers en el sexto partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. Y como fue la tónica durante la serie al mejor de siete, fue Rosario quien sentó las bases para el triunfo con un estacazo de tres carreras en la cuarta entrada que despegó a los Bravos camino a su duelo con los Astros de Houston que comenzará el próximo martes. Rosario, que conectó de hit en su primer turno en la primera entrada, peleó su turno contra el derecho Walker Buehler hasta que finalmente encontró un lanzamiento que haló hacia su banda y la trepó arriba de la cerca para hacer explotar las gradas del estadio Truist Park de Atlanta. Los Bravos marcaron una en el primer episodio remolcada por doblete de Austin Riley, y solamente volvieron a anotar con el toletazo de Rosario, su tercero de la serie. Pero no hizo falta. Tras la salida del abridor Ian Anderson, que permitió tres hits y una carrera en cuatro entradas, los cuatro relevistas que le siguieron solamente concedieron dos imparables más y una carrera, con diez ponches. Rosario bateó de 4-2 en el partido, con una anotada y tres empujadas, y terminó la serie con promedio de .560 y nueve impulsadas para ser seleccionado el Jugador Más Valioso. Los 14 indiscutibles que conectó en la serie empatan un récord para la postemporada.