Los Bravos comenzaron la Serie Mundial a todo tren, marcando cinco carreras en las primeras tres entradas, y con un bullpen de primera derrotaron 6-2 a los Astros el martes para robarse el primer juego del Clásico de Otoño en el estadio Minute Maid. El cubano Jorge Soler disparó un toletazo en el tercer lanzamiento del partido para que los Bravos se fueran al frente 1-0 y marcaran el territorio, y con un bambinazo de dos carreras de Adan Duvall en la tercera entrada sacaron una ventaja de 5-0 que resultó más que suficiente. Eddie Rosario continuó con su excelente desempeño al conectar doble y sencillo en cinco turnos, con una carrera anotada, para abrir la Serie con promedio de .400. Y en esta ocasión lució además a la defensiva al fusilar a Yuli Gurriel con un certero escopetazo a la segunda base cuando el cubano trató de convertir en doble un batazo contra la pared del jardín izquierdo. Carlos Correa, que se fue de 3-0 con un boleto gratis, remolcó la segunda carrera de Houston con un roletazo por el cuadro con corredor en tercera, mientras que Martín Maldonado se fue de 2-0, con un ponche. El segundo encuentro se jugará este miércoles desde las 8:07.

Lesionado Charlie Morton

Para llevarse la victoria, los Bravos tuvieron que reponerse de la pérdida de su lanzador abridor Charlie Morton, quien fue golpeado por un batazo de Gurriel en la tercera entrada, sufriendo la fractura de un hueso de su pantorrilla derecha que le obligará a perderse el resto de la serie.