Si a usted lo que le gusta es el drama, olvídese de Netflix o HBO, vaya directamente hacia los Nets de Brooklyn en la NBA y encontrará todo lo que busca. 

Para un equipo que se encuentra como el favorito en Las Vegas y entre los analistas para ganar el campeonato, es muy poco lo que se habla de baloncesto cuando se cubre a los Nets, y eso habla bien de la confección de la escuadra. 

El talento es tan abrumador que ni el insubordinado mayor en el deporte, Kyrie Irving, puede sacarlo del tope en las proyecciones. 

Veamos qué le espera a los controversiales Nets esta temporada.

Adquisiciones significativas: Patty Mills, Paul Millsap, Jevon Carter, James Johnson. Draft: Cameron Thomas (No. 27), Day’Ron Sharpe (No. 29).

Pérdidas significativas: Landry Shamet, Jeff Green.

Mayores interrogantes:

La mayor interrogante se cae de la mata. Sí, podríamos hablar de la salud de sus estrellas como con todos los equipos, o cuánto le queda en el tanque a algunos de los veteranos que los rodean, pero realmente solo hay una interrogante de consecuencia. 

Independientemente de que sean los favoritos sin Kyrie, con el siete veces All-Star son prácticamente invencibles. La franquicia optó por mandar al problemático Irving a su casa en lo que decide vacunarse. El equipo podía tenerlo en los partidos de visitante, pero prefirió está vía sobre tener la distracción de Irving entrando y saliendo de la alineación. 

“Dado la naturaleza de constante cambio en esta situación y luego de mucha deliberación, hemos decidido que Irving no jugará ni practicará con el equipo hasta que sea elegible para estar de lleno. Actualmente su decisión restringe su habilidad de ser un miembro del equipo a tiempo completo, y no permitiremos que ningún miembro del equipo participe a tiempo parcial. Es vital que sigamos construyendo química como equipo y nos mantengamos firmes a los valores de sacrificio y trabajo en equipo que hemos establecido por mucho tiempo”, expresó el gerente general Sean Marks vía comunicado. 

La franquicia estuvo a media pulgada de eliminar a los eventuales campeones Bucks de Milwaukee sin los servicios de Irving por la mayor parte de la serie semifinal y con James Harden a medio pocillo con dolencias en el hamstring. Se podría debatir que Kevin Durant es el mejor jugador del mundo en este momento, y los Nets han sabido poner las piezas perfectas alrededor de él. 

Los Nets son el equipo mejor preparado para mutar de estilos de juego. Pueden correr la cancha con KD jugando en la 4 o hasta de centro. Pueden jugar gigantes con LaMarcus y Blake Griffin o James Johnson sin perder el espacio en la cancha por la habilidad de sus hombres grandes de tirar a distancia. Tienen una gama de opciones en el pick and roll por la habilidad de sus dos megaestrellas (KD y Harden) de jugar con o sin la bola. Tienen la profundidad para cogerlo suave en la temporada regular y aun así terminar en el tope. 

La adquisición de Patty Mills es la cherry en el tope. El veterano es perfecto para cerrar los juegos al lado de los luceros. Su tiro a distancia y habilidad para meter presión a cancha completa en la defensa hace del equipo hasta un tanto injusto. 

Pero Kyrie es una estrella. Un megalujo que de decidir vacunarse, convierte a los Nets en uno de los favoritos más favoritos de los pasados 20 años, y el mejor equipo desde que Durant se fue de Golden State. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*