En lo que posiblemente represente el futuro de la Selección Nacional de boxeo, la Federación Puertorriqueña llevó a cabo del 31 de agosto al 3 de septiembre su primer torneo postpandemia, escogiendo a los campeones de lo que llamó su primer torneo evaluativo para peleadores ‘elite’ (adultos, 19 años o más). 

El mismo se celebró en el gimnasio Wilfredo Gómez de Guaynabo. 

La idea original era que los mismos peleadores participaran este mes en un segundo torneo evaluativo, convirtiéndose por lo menos en posibles opciones para representar a Puerto Rico en el Mundial que se celebrará en octubre en Serbia. 

Pero el presidente federativo José ‘Chiqui’ Laureano dijo que ese segundo torneo no se celebrará y que el comité técnico decidió que, “si se va al Mundial, o si se va con uno, dos o tres peladores”, estos se escogerán de entre los miembros del Equipo Nacional que se había formado para participar en el abortado clasificatorio olímpico. 

“Ya todos han dicho que están disponibles, excepto Yankiel, con quien no se ha hablado”, dijo. 

Yankiel Rivera, en las 114 libras, fue el único representante boricua en las Olimpiadas de Tokio. 

“Los demás ya están entrenando, ya sea aquí o en los Estados Unidos”, agregó. 

En la cartelera final del viernes 3 de septiembre, Carlos Negrón, de Juana Díaz, se coronó en el peso mínimo por walk over (por no presentación  de su rival), José O’Farril, de Toa Baja; en el peso mosca, Kenny Romero, de Río Grande, venció por decisión 4-1 a Malik Quiñones, de Guayama; en el peso gallo, Caleb Tirado, de Monterrey (Bayamֶón), venció por decisión unánime  5-0 a Alberto Sostre, del Cheo Aponte de Caguas; en el peso pluma, Jancy Pacheco, de Lares, por 5-0 a Joehill Clavell, de Candelaria (Mayagüez); en el peso ligero, Tatiana Ortiz, del Albergue Olímpico, por 4-1 a Taishka González de Parfa; en el peso welter, Bryan Pérez, del Albergue Olímpico, por 5-0 a Terrill Rivera, de San Germán, y en el peso crucero, Isaac Alejandro, del Bairoa de Caguas, por detención del combate en el segundo asalto a Luis Guerrero, de Las Curías. 

“La participación no fue como esperábamos, pero sí se presentaron los peleadores que estaban más adelantados”, dijo Laureano. 

Laureano espera que los próximos torneos federativos ‘grandes’ sean los campeonatos nacionales: el Juan Evangelista Venegas, en diciembre, y el Isaac Barrientos, en enero o febrero, donde deberá definirse ya la selección que represente a la isla en los Juegos Centroamericanos.