Los favoritos al campeonato en la temporada entrante de la NBA, los Nets de Brooklyn, siguen añadiendo a su arsenal de veteranos confiables con la firma del cuatro veces All-Star, Paul Millsap, y el regreso de LaMarcus Aldridge tras un retiro forzoso por razones de salud la pasada temporada. 

Millsap se convierte en el nuevo ex All-Star en firmar con los Nets, uniéndose a Blake Griffin, Kevin Durant, Kyrie Irving y James Harden. Las cuatro apariciones de Millsap en el Juego de Estrellas elevan el total de los jugadores de Brooklyn a 38.

Sin embargo, Millsap no es el mismo de antes, y se une en un rol de jugador de reparto. Por primera vez desde su segundo año en la liga en 2007-08, no logró promediar en doble figura en anotaciones la temporada pasada, aportando solo 9.0 puntos y 4.7 rebotes en 56 juegos con los Nuggets, y solo seis puntos y cuatro rebotes en 12 minutos tras la adquisición de Aaron Gordon a mitad de temporada. 

Su firma reemplaza a Jeff Green, quien curiosamente firmó con los Nuggets a comienzos de la agencia libre por dos temporadas y $10 millones. 

Millsap es de los veteranos más respetados en la liga, siendo finalista en varias ocasiones al premio Twyman-Stokes como mejor compañero de equipo en la liga. 

Su tiro a distancia y habilidad de defender centros y power forwards lo convierten en el complemento perfecto al poderoso trío ofensivo de los Nets. 

Por otra parte, Aldridge, quien tiene el visto bueno de la NBA para regresar a la liga luego de retirarse abruptamente en abril cuando experimentó latidos irregulares en su corazón en un partido, llegó a un acuerdo en un contrato de un año y $2.6 millones. Aldridge firmó un contrato por un año con Brooklyn en marzo pasado y jugó cinco partidos antes de la abrupta jubilación. 

Aldridge jugó toda su carrera con la enfermedad de Wolff-Parkinson-White, una afección cardíaca que causa latidos rápidos o irregulares. 

Durante un partido el 10 de abril con los Nets experimentó un “ritmo irregular durante todo el juego” que no había experimentado en el pasado. Su frecuencia cardíaca no mejoró en el hotel y pasó la madrugada “tratando de estabilizar la respiración”, de acuerdo a lo que le dijo al periodista Shams Charania, de The Athletic. 

El jugador de 6-10 de estatura decidió retirarse a los pocos días, pero le expresó a Charania que le costaba encontrar quién era como persona fuera del baloncesto y que estaba lidiando con un estado depresivo.

 “Todo fue más difícil de lo que pensaba por la cohesión que había encontrado con los Nets que me había eludido en equipos del pasado”.  

Aldridge promedió 19.4 puntos y 8.2 rebotes en su carrera con los Trail Blazers de Portland, los Spurs de San Antonio y los cinco juegos con los Nets. En esos cinco partidos con Brooklyn promedió 12.8 puntos con un 52.1% de campo con  cinco rebotes y tres asistencias en 26 minutos por partido.