El alcalde de Caguas, William Miranda Torres, reconoció recientemente la enormidad del trabajo que tiene por delante con tal de poner al día las instalaciones deportivas del que probablemente sea el municipio de mayor relevancia deportiva de toda la isla, uno que se autodenomina como la ‘capital del deporte’.

“Hay que recordar que, debido al paso de los dos huracanes, en Caguas tenemos 286 instalaciones deportivas que sufrieron daños y que con las instalaciones en general que sufrieron daños—incluyendo calles, puentes, alumbrado y edificios públicos— la cantidad ascendió a 728”, señaló Miranda Torres en una entrevista con el grupo periodístico JPG Media Group

De las instalaciones deportivas, el alcalde destacó que ya se han atendido 48 de ellas, cuyos arreglos —en buena medida determinados por los fondos que FEMA va destinando para ello— fluctúan entre los que ya se han completado, como el parque de Pozo Dulce; los que están en proceso de completarse, como el parque Yldefonso Solá Morales, y los que aún no han comenzado, en espera de FEMA, como el coliseo Héctor Solá Bezares. 

El alcalde Miranda Torres ofrece los pormenores del proceso de remodelación al que han sido sometidos cientos de instalaciones en el ayuntamiento. [foto Pepo Pereira]

Uno de los más apremiantes, naturalmente, es el Solá Morales, el legendario estadio de béisbol que ha estado fuera de circulación desde 2017, obligando a que los Criollos de Caguas hayan jugado sus últimas temporadas utilizando a Gurabo y el Hiram Bithorn como sede local. 

Ya el municipio y el equipo habían anunciado que los Criollos volverían al Solá Morales para la temporada prevista para comenzar el 14 de noviembre, y ese objetivo sigue en pie… aunque con varios tropiezos. 

“Seguimos con la mente de jugar allí desde el comienzo de la temporada”, dijo el alcalde, “pero, debido a dos acontecimientos que no podían controlarse, hemos tenido que hacer ajustes”. 

“Es posible que haya áreas de la reconstrucción del estadio que no estén listas para este año y otras que ya se han aplazado hasta el próximo año”, dijo, “pero va a estar listo todo lo que sea esencial para los jugadores y los fanáticos”. 

Los dos acontecimientos causantes de esta situación: la pandemia del covid-19 y el aumento dramático en los costos de construcción. 

“Debido a la pandemia, el trabajo estuvo paralizado completamente de marzo a junio de este año”, explicó. “Y el costo de los materiales de construcción se ha triplicado”. 

El ing. Juan Alicea, exdirector de la AEE, quien desde abril se está desempeñando como asesor principal de Recuperación y Reconstrucción del municipio de Caguas, por lo que está a cargo de todo el proceso, explicó que el aumento en el costo de construcción es algo de lo que está consciente toda la industria.

“Ha aumentado en un 300%”, dijo. “Pero no es solo eso: es que ahora todo se tarda mucho más en conseguirse”. 

“El presupuesto original para la reconstrucción del parque era de $5.5 millones”, dijo el alcalde. “Ahora es de cerca de $15 millones”. 

“Una pequeña diferencia”. 

Inicialmente, FEMA había reconocido hasta $4.2 millones, de los que iba a reembolsarle al municipio $3.7 millones, o el 90%, como está establecido. 

Pero el alcalde explicó que en el acuerdo había unas estipulaciones que permitían que FEMA subiera su cantidad en el caso de que los costos fueran mayores, y que en ese proceso de negociación se encuentra el municipio ahora.

“Todo lo imprescindible para que se juegue va a estar ahí: el terreno ya está listo, el techo, el alumbrado nuevo con luces LED, los camerinos”, agregó. 

“Pero hay otras áreas, como la de los concesionarios, la cabina de transmisión, incluso el palco del alcalde, que posiblemente dejaremos para el año que viene”.