Leo Messi, una de las nuevas firmas del PSG, hizo su anticipado debut por los franceses este domingo contra el Brest en una victoria de 2-0. 

El astro argentino solo participó de la segunda mitad del juego, entrando en el minuto 66 como reemplazo de Neymar Jr., quien también jugó por primera vez en el año. 

La cantidad limitada de tiempo que Messi recibió no le permitió dejar su marca de forma significativa; sin embargo, una mezcla de su excelente control del balón y capacidad de completar pases lo mantuvo como un factor positivo en la victoria. 

En vez de Messi, fue el joven estelar Kylian Mbappe quien dominó el juego y se destacó como el mejor en el campo, anotando los dos goles del PSG en el juego antes del argentino haber entrado en acción.  

Mirando hacia adelante, una mayor participación de Messi debe rendir una mejor producción personal. Mientras tanto, la actuación de Mbappe y el resto del PSG continúa destacando al club como el único equipo invicto de la Ligue 1. 

Por otra parte, en Inglaterra, dos gigantes y contendores a la copa, el Liverpool y el Chelsea, se enfrentaron y empataron a un gol en un partido controversial. 

Luego de que Kai Havertz anotara temprano por el Chelsea, Reece James concedió un penal por bloquear el balón con su brazo cuando Mané trató de anotar. A consecuencia de la situación, James recibió una tarjeta roja y tuvo que abandonar el juego; mientras que Antonio Rüdiger recibió tarjeta amarilla defendiendo a su compañero; Mo Salah anotó el gol para el empate en penal y Eduoard Mendy recibió otra tarjeta amarilla por protestar la situación. 

El resultado no fue favorable para ninguno de los dos equipos, sin embargo, la actuación de ambos evidenció su alta calidad y que son potencias a temer en la Premier League. 

El Liverpool regresó con el dominio de la posesión que ha caracterizado al equipo por los últimos años en la liga. Además, el regreso de los jugadores que forman su rotación defensiva luego de perderse gran parte de la campaña pasada ha hecho una diferencia. Virgil van Dijk y Joel Matip esta temporada han demostrado en esta temporada ser jugadores importantes, y el club necesitará que se mantengan saludables para mantenerse entre los mejores de Inglaterra. 

El Chelsea, por su parte, mostró la fuerza que tiene al mantener el marcador empate jugando contra uno de los ataques más peligrosos de los últimos años con un hombre menos en el campo. Sobre todo, la excelente actuación del arquero Edouard Mendy debe ser resaltada, bloqueando intentos de un Liverpool agresivo en la segunda mitad para mantener el juego empate. 

Entrando a la primera ronda de juegos internacionales de la campaña, ambos equipos se encuentran entre los mejores cinco de la Premier League y se debe esperar que se mantengan así.