TOKIO — Ocho horas y cincuenta minutos después de la hazaña de la vallista puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn, se escuchó finalmente La Borinqueña en el estadio Olímpico.

Camacho Quinn, con medalla de oro en su cuello, oficializó su campeonato olímpico en el evento de los 100 metros con vallas. La majestuosa ceremonia se dio en una instalación deportiva ocupada por oficiales de la Delegación de Puerto Rico, entre ellos la presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico Sara Rosario Vélez, miembros y voluntarios del Comité Organizador, representantes internacionales, competidores y miembros de los medios de comunicación nacional e internacional.   

La anunciadora comenzó a llamar a las ganadoras de la carrera por la medalla de bronce que fue para la corredora diminuta en tamaño, pero con puro corazón bravo, Megan Tapper, de Jamaica. Acto seguido fue la presentación de la poseedora de la medalla de plata y plusmarquista mundial, la estadounidense Kendra Harrison.

Un espacio de silencio inundó el estadio para que el universo escuchara el nombre de la nueva campeona olímpica de los 100 metros vallas, Jasmine Camacho Quinn, de Puerto Rico.

La puertorriqueña de 24 años lucía la vestimenta oficial de ceremonia de la victoria con un peinado fabuloso adornado con la Flor de Maga. Un distintivo que avivó aún más las emociones en el estadio.

“Esto es lo que quería este año, quería ser medallista de oro y lo he manifestado, lo he hecho realidad”, dijo la campeona olímpica de los 100 metros con vallas, luego de ganar su primer oro en Juegos Olímpicos en tierra nipona.

La puertorriqueña se coronó campeona olímpica de los 100 metros vallas de los XXXII Juegos Olímpicos de Tokio 2020. El tiempo oficial fue de 12.37 segundos en la final, a la que llegó con récord olímpico de 12.26 segundos desde la semifinal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*