TOKIO — La velocista puertorriqueña Jasmine Camacho-Quinn adelantó a la final del evento de 100 metros con vallas de los Juegos Olímpicos a la vez que impuso un nuevo récord olímpico con tiempo de 12.26 en una de las series semifinales celebradas este domingo.

Camacho-Quinn se quedó a seis centésimas de la marca mundial del evento, que posee la norteamericana Kendra Harrison, de 12.20, establecida en los Juegos de Río 2016.

Harrison corrió una de las series semifinales y clasificó a la final que se celebrará a las 10:50 de la noche del domingo (hora de Puerto Rico).

La corredora de madre boricua que no pudo hacerse justicia en los Juegos de Río 2016 al tumbar una valla en una de las series semifinales, ya tenía la mejor marca de la temporada con 12.32, lo que era también la marca nacional. Además, se convierte en el primer atleta puertorriqueño de cualquier deporte y/o género con un récord olímpico, según confirmó el historiador Carlos Uriarte.

“Estoy muy emocionada. Solo quería llegar a las semifinales esta vez, especialmente con lo que pasó en 2016, pero lo logré y estoy deseando que llegue mañana (domingo Puerto Rico)”, indicó una sonriente vallista en la zona mixta.

“Creo que he hecho una gran salida, no lo sé porque aún no he podido ver la carrera, pero creo que lo he hecho muy bien. Creo que he estado con todos los demás al salir, algo en lo que he trabajado todo el año, así que estoy deseando hacer lo mismo mañana”.

De las ocho corredoras en la serie tres, Camacho-Quinn y la jamaiquina Megan Tapper (12.62 segundos) clasificaron a la final de forma directa. En la serie dos, una donde las atletas confrontaron problemas en la salida, fue dominada por la jamaiquina Britany Anderson (12.40 segundos) y la recordista mundial, la estadounidense Kendra Harrison, llegó a la meta con tiempo de 12.51 segundos. La primera serie de las semifinales fue más lenta que las demás, clasificando la nigeriana Tobi Amusan con 12.62 y la bahameña Devyne Charlton con 12.66 segundos. Completaron la final las dos mejores marcas de las restantes corredoras, Nadine Visser de Holanda (12.63 segundos) y la estadounidense Gabriele Cunningham (12.67 segundos). Ambas corredoras rivales de Camacho Quinn en la tercera serie.

Antes del domingo, el récord del evento en unas Olimpiadas era de 12.35 y correspondía a la australiana Sally Peterson, quien lo estableció en los Juegos de Londres 2012.

Con sus actuaciones en las rondas preliminares y semifinales, Camacho-Quinn consolidó su posición como la favorita para la carrera, en la que buscará convertirse en la segunda medallista de oro de Puerto Rico en unos Juegos Olímpicos, luego de la victoria en el tenis de Mónica Puig en los Juegos de Río 2016.

Igualmente, de convertirse en medallista, sería la segunda que logra el atletismo boricua en unos Juegos, luego del bronce del vallista Javier Culson en Londres 2012.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*