Sara Rosario, la presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico, hace un recuento de la integración de Jasmine Camacho-Quinn al programa nacional que culminó con la medalla de oro obtenida en Tokio 2020.

“Jamás pensé que una medalla de ORO, ORO, ORO, causara tanta preocupación y molestia en algunos sectores. Que si no es puertorriqueña, que si llegó porque no hizo el equipo de USA, que no invertimos nada en ella, etc… Saber que son muchos más, pero muchísimos más los que están feliz con este inmenso logro, me causa una felicidad total porque sé lo difícil que es subir al podio olímpico.

He decidido escribir este blog, que no lo tenía pensado, para aclarar los conceptos equivocados y a todas luces mal intencionados que han surgido en días recientes. Muchos comentan, repiten lo que leen o escuchan, pocos saben y menos llaman para preguntar. Aquí vamos con la verdad sobre Jasmine:

A mediados de abril de 2016, inicia la comunicación con Jasmine, su mamá, y su coach de la Universidad de Kentucky para que la atleta representara a Puerto Rico. Esas conversaciones iniciaron a través del profesor Víctor López, miembro del Comité Ejecutivo del Copur y persona muy influyente del atletismo a nivel internacional, junto al Lcdo. Jaime Lamboy, quien en ese entonces era el Director del Departamento de Alto Rendimiento (DAR) del Comité Olímpico de Puerto Rico. Aun cuando Jasmine no nació en Puerto Rico, era elegible para competir por nosotros al tener, como muchos atletas, su madre nacida en la Isla.

El 30 de abril de 2016, Jasmine firma y envía una carta a la IAAF (Federación Internacional de Atletismo) para que la registraran como atleta de Puerto Rico, pues cumplía con todas las disposiciones reglamentarias para así hacerlo. Con esa misiva quedó evidenciado su genuino interés en representarnos desde que inició su formalismo en el deporte. El 29 de junio de 2016, la Federación de Atletismo de Puerto Rico recibe la carta oficial de la IAAF, donde certifica a Jasmine Camacho-Quinn como atleta elegible para representarnos. En julio de ese mismo año queda oficialmente inscrita en la delegación de Puerto Rico a los Juegos Olímpicos Río 2016, en el evento de 100 metros con vallas, siendo esta su primera competencia bajo la tutela del Comité Olímpico de Puerto Rico. Con apenas 19 años, su marca en la fase preliminar de dichos Juegos fue de las mejores del evento. Un tropiezo con la valla nueve la eliminó de la competencia en la semifinal, causando en ella una gran tristeza, pues sabía era candidata a medalla y se le escapó de las manos. Lloró inmensamente al no poder alcanzarlo.

La presidenta del Copur establece que el organismo siempre ha estado pendiente de las necesidades de la corredora. [suministrada/Copur]

Entre los años 2017 y 2018 se dedicó a estudiar y a competir para su universidad. Siempre estuvimos pendientes de ella y disponibles para lo que necesitara. Su respuesta de forma consistente fue que ella estaba bien, que no necesitaba nada, que la universidad le cubría todo. Al ser atleta de la NCAA tenía prohibiciones de auspicios y el uso de su imagen. La inversión en Jasmine durante esos años fue dirigida a apoyarla en viajes de algunos eventos deportivos y reembolso de ciertos gastos médicos. Algunas lesiones también le afectaron sus probabilidades de asistir a competencias internacionales, incluyendo su participación en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018. En diciembre de 2018 concluyó sus estudios universitarios y comenzó su participación como atleta profesional.

Ya culminada su participación en la NCAA, comenzamos a brindarle un estipendio económico para sus gastos personales, en apoyo a su recién comenzada faceta como atleta profesional. En los primeros meses del 2019, recuperada de su lesión, inició a mirar los Juegos Panamericanos de Lima como una opción. En ese año su competencia más importante fue una parada de la Liga Diamante en Doha, donde junto a su compañero de equipo Andrés Arroyo, logró su clasificación para los Juegos Olímpicos, con una marca de 12.85. Una nueva lesión la sacó de carrera un tiempo y tampoco pudo acompañarnos en Lima para los Juegos Panamericanos. Le dimos el espacio necesario para enfrentar algunas situaciones personales, aunque nunca le faltó una llamada de nuestro equipo para confirmarle que no estaba sola en el proceso y que estaríamos aquí siempre para ella. Siempre fue parte importante de la agenda de la Federación, de Víctor López, de Jaime Lamboy y de la mía. Esos años no fueron nada fáciles para ella: muchas lesiones, cambio de vida al concluir la universidad, búsqueda de entrenadores, mudanzas . . .

En marzo de 2020 realizó el come back más esperado, con mayores bríos, libre de lesiones, recuperada física y mentalmente, con Tokio en la mira y con prioridad en su calendario. Justo en ese mes reiniciaron las ayudas económicas del Copur para sus gastos personales. Para ese entonces, Jasmine ya tenía un agente que la representaba, que es lo usual para los grandes atletas de atletismo. Esta persona ha sido clave en su carrera profesional y ahora con esa medalla lo será mucho más. Es quien le busca las mejores competencias, con invitaciones que les cubren los gastos y le maneja también los auspicios y presentaciones, que de ahora en delante de seguro serán muchas. Con la llegada del covid todo se detuvo, teniendo un año sin ninguna competencia de alto nivel, dedicada a tiempo completo a entrenar, claro está, con las condiciones que la pandemia trajo a todos. Residiendo en Orlando se le hizo más fácil entrenar pues el lockdown allí fue casi ninguno. Su apoyo en esa ciudad estuvo también con varias atletas del #EquipoPUR que también estaban buscando marcas, y recuerdo hasta un viaje de Fernando Olivero Lora, nuevo Director del DAR, para visitarla, dialogar con su entrenador y establecer una relación personal con ella y su grupo cercano de trabajo. El año del covid también permitió que muchos atletas se recuperaran bien de sus lesiones y pienso que eso ayudó mucho a Jasmine a estar como navaja de dos filos en el 2021. Al inicio de este año, igual que a mucho de nuestros atletas, se le aumentó la ayuda económica del Copur, siendo hoy día la atleta que más estipendio recibe de nosotros. Además, se le reembolsaron gastos médicos y de terapia, así como algunas inversiones en sus entrenadores con sus gastos de viaje, porque en algunos eventos las invitaciones no incluyen los entrenadores. Su agente ha realizado un buen trabajo, claro, con sus marcas y siendo ya clasificada a Juegos Olímpicos, es más fácil conseguir que la inviten a los eventos más prestigiosos. Cuatro competencias tuvo en lo que va del año previo a Tokio 2020. Jasmine estuvo en Florencia, Italia con tiempo de 12.38; en Hungría con 12.34; en Amsterdam con 12.44 y en Oregon, USA, con 12.46.

Lo demás es historia. . . llegó a Tokio con la mejor marca del año en los 100 con vallas, rompe el récord olímpico en la semifinal y hoy día es medallista de ORO para Puerto Rico. Este es un trabajo y un logro con mucha gente alrededor. Mis respetos y agradecimiento eterno a su familia, a la Federación de Atletismo y su presidente Luis Dieppa, a Víctor López, a Jaime Lamboy, a Fernando Olivero Lora, a su agente y a su entrenador. No tengo porque llevarme o pretender llevarme el crédito de esta medalla, no tengo la necesidad de cargar con escapularios ajenos. Como todo podio olímpico, este es un trabajo en equipo, donde mucha gente ha aportado al éxito de Jasmine en Tokio con esta medalla histórica para el país. Es nuestra segunda medalla de ORO, de forma consecutiva, de atletas mujeres, y de gran alegría y valor para todos los puertorriqueños, en y fuera de nuestra adorada Isla. Así que sepan todos, que ando felizzzzz, con mi consciencia tranquila y loca por llegar a Puerto Rico para celebrar con mi gente. Muy consciente estoy de lo que significamos y hemos realizado para Jasmine y para cada uno de los que están aquí, así como para los otros atletas boricuas que lamentablemente no lograron su sueño olímpico en Tokyo.

Lamento muchísimo que algunos no les agrade lo que hacemos, lo que somos, lo que logramos para el país. Mientras unos celebramos y seguiremos celebrando esta grandiosa hazaña, hay algunos amargados que no valoran el trabajo realizado. Mire mi gente, siéntanse orgullosos del triunfo de otros puertorriqueños, irrespectivo de donde hayan nacido o viva. Sea feliz y deje ser feliz a los demás. Me gusta y doy la bienvenida a la crítica constructiva, lo he dicho siempre, pero me parece pura mezquindad el tratar de menospreciar el trabajo realizado para llegar al podio olímpico. ¿Qué necesidad hay de crear tanta confusión? ¿Por qué hablar sin saber ni conocer la verdad? ¿Qué han hecho los críticos inmisericordes por mejorar el sistema deportivo del país? ¿Cuánto han aportado en la vida de nuestros atletas? ¿Por qué tanta maldad? ¿A quién le hemos hecho daño con otra medalla olímpica de ORO para Puerto Rico? ¿Acaso es un error subir al podio, escuchar La Borinqueña y ver la Monoestrellada subir a lo más alto en Juegos Olímpicos? Podemos discrepar mucho de conceptos, de decisiones, de formas de realizar las cosas, de eso el deporte (y la vida) está lleno . . . pero no es aceptable que en el proceso se mancille la reputación y la credibilidad del Comité Olímpico de Puerto Rico y de los que entregan su talento y compromiso al servicio del país. Cosas buenas siguen ocurriendo, pero no todas se pueden decir. Sólo voy a compartir con ustedes que Jasmine Camacho-Quinn, nuestra medallista de ORO de Tokio 2020, ha sido invitada a participar por el Comité Olímpico Internacional (COI) de la ceremonia de clausura representando a Puerto Rico y al continente de América en el Mensaje del Presidente, Thomas Bach. Excelente reconocimiento del COI para ella y para nuestro Comité Olímpico.

Dos cositas más para terminar este blog. Esta mañana leí un post con el cual me sentí muy identificada. Decía algo así como que “te van a criticar por todo, y Tú sigue echándote esas carcajadas que se escuchen a ocho cuadras”. La segunda fue un mensaje de voz que le enviaron a uno de nuestros entrenadores de parte de su pequeña hija que decía: “Papá ganó la puertorriqueña, de las Olimpiadas, dos medallas consecutivas de mujeres en Puerto Rico, o sea un gran logro, yo casi lloro Papi”. Gracias Franknelyz, esas palabras con tu voz tan dulce me conmueven inmensamente. Aquí seguiremos, empoderando más niñas y niños, jóvenes y adultos con estas medallas doradas. Ya contigo voy ganando en grande . . .

Gracias Puerto Rico por sus muestras de cariño para nuestros atletas. Las pajitas en la leche son parte de la vida, pero jamás dañarán mi vaso y mis deseos de continuar haciendo mi trabajo. Así me ayude y me siga bendiciendo Dios. Vamo Arriba Mi Gente….”