Luego de una larga carrera en el aficionismo, donde ganó varias veces los Guantes Dorados de Estados Unidos y medallas de bronce en los Campeonatos Mundiales de 2012 y 2016 en las 119 libras, la neoyorquina Christina Cruz finalmente debutó como profesional el pasado martes 3 de agosto en el teatro Hulu del Madison Square Garden.

Y luego de apuntarse una victoria por decisión mayoritaria en cuatro asaltos sobre Indeya Smith (1-3-1 y uno) en las 112 libras, ella está decidida a caminar con prisa para recuperar todo el tiempo que perdió mientras formaba parte de la selección de Puerto Rico en el peso mosca, esperando la oportunidad que nunca se le dio de pelear por la clasificación olímpica.

“En realidad no sé por qué la dieron mayoritaria (un juez dio un empate) porque debió ser unánime”, comentó en una conversación telefónica desde Ft. Lauderdale, Florida, donde ahora reside.

“No la derribé pero la puse mal por lo menos en una ocasión y ella dos veces botó el protector bucal e hizo que el árbitro parara la pelea mientras se lo reponía, y creo que así logró sobrevivir”.

“Pero ahora voy a poner en fast track (paso acelerado) mi carrera”.

Christina Cruz hizo su debut como profesional en el teatro Hulu del Madison Square Garden de Nueva York. [foto Janice Yim]

Por dos razones básicas: una es que Christina tiene ya 38 años, una edad poco común para comenzar una carrera en el boxeo profesional, y, la otra, que, debido a su larga experiencia, aunque solo comenzó a boxear años 20 años, no debe necesitar mucho tiempo para coger el piso en el boxeo profesional.

“Yo pasé muchos años concentrándome en perfeccionar mi estilo en el boxeo aficionado y ahora tengo que aprender el estilo profesional”, dijo, “pero realmente no creo incluso que necesite hacer más peleas a cuatro asaltos”.

“Espero que en las próximas ya esté peleando a seis o hasta en ocho”.

Aunque todavía no está ligada a ningún promotor, Christina sí tiene a su lado a uno de los manejadores boxísticos más poderosos del boxeo actual, Peter Kahn.

Khan maneja a media docena de peleadores, incluyendo al contendor peso ligero australiano George Kambosos, próximo a retar a Teófimo López, y al descendiente de boricuas Xander Zayas.

“El fue quien me consiguió esta pelea en el Garden”, dijo Christina.

“Dentro de poco debo reunirme con él y con mi entrenador, Javiel Centeno para hablar de lo que viene ahora”.

Centeno es también un boricua de Nueva York, y estuvo en su esquina en su primera pelea junto a Marcos Suárez, quien por largo tiempo había sido el entrenador de Christina en el aficionismo.

“Cuando no se nos permitió ir al clasificatorio olímpico después de llevar tanto tiempo preparándonos para eso”, comentó ella, “quedé con el corazón destrozado”.

“No creo que fue la decisión correcta, aunque sí es posible que fuera lo mejor que ellos podían hacer”, agregó sobre la medida del Comité Olímpico Internacional de cancelar el Preolímpico de América y emplear en cambio un injusto sistema de clasificación por ranking debido a la pandemia.

“Pero lo que más me molestó fue no haber tenido la oportunidad: hubiese preferido mil veces pelear y perder, que ni siquiera haber podido pelear”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*