Aunque ninguno de los seis peleadores llegó a finales, el saldo de la participación en Guadalajara de la delegación boricua en el torneo clasificatorio para los primeros Juegos Panamericanos Juveniles fue enteramente satisfactorio: tres medallas de bronce y la clasificación de cuatro de los peleadores. 

Los tres medallistas en el torneo juvenil (17-18 años) fueron William Colón (125 libras), del gimnasio Cheo Aponte, de Caguas; Angel Llanos (152 libras), del Club Diamante de Trujillo Alto y Gracemarie Quiles (112), de Mayagüez. 

Los tres perdieron el sábado 17 de julio en semifinales. 

Colón cayó por decisión unánime (5-0) ante Julius Yasir Ballo, de Estados Unidos; Llanos también por 5-0 ante el mexicano Kevin Alexander Cantabrana y Quiles por detención del combate en el tercer asalto ante la mexicana Margarita Avilene Murguía. 

Aunque no avanzó hasta semifinales, también clasificó para los Juegos William Ortiz (138), del gimnasio Monterrey, de Bayamón. 

Yara Santiago (125), de Bayamón, y Eric Rosario (114), del gimnasio Bairoa de Caguas, no clasificaron para los Juegos. 

Rosario fue una inclusión de última hora en la delegación. 

Para los Panamericanos clasificaban los primeros ocho en cada categoría. 

Los entrenadores fueron Antonio Piñeiro (Cheo Aponte) y Freddy Santos (Albergue Olímpico).  

Los primeros Juegos Panamericanos se celebrarán desde fines de noviembre hasta principios de diciembre. 

“Hasta ahora siguen programados para ser en Cali, Colombia, pero eso puede cambiar”, dijo Robert Rodríguez, director de torneos de la Federación Puertorriqueña de Boxeo. 

“Existe la posibilidad de que sean también en Guadalajara”. 

Esta participación formó parte del resurgimiento del boxeo aficionado boricua. 

El sábado, en el remodelado gimnasio Pedro Rodríguez Gayá de Cataño, se celebró la primera cartelera federativa de boxeo postpandemia, con un programa en el que se celebraron 25 combates.