Desiderio de León, el legendario exlanzador de 96 años es un símbolo viviente del béisbol profesional boricua. 

Entre otras cosas, es el único pelotero que queda vivo que participó en la temporada de 1938-39, cuando se fundó la Liga, pero ahora está enfrascado en la que puede ser la mayor gesta de su vida, como parte de una organización que está empeñada en hacer que el béisbol regrese a Ponce. 

“Nosotros no somos un grupo, sino una organización, que empezamos a trabajar hace más de tres años y solo nos detuvieron un poco los temblores y la pandemia”, dijo. 

“Pero contamos con el respaldo de 40 expeloteros profesionales y de Grandes Ligas, vivos, y se nos van a unir más, incluyendo a Cheo Cruz, Efraín Vázquez, Mambo de León, Torito Meléndez, Gilberto Flores, Arnold Cochran, Benigno Ayala…”. 

Desiderio ya nombró a Torito para dirigir el equipo y a Benigno para ser su director, encargándose de la contratación de peloteros y otras funciones. 

“El dueño, Angel López, es un empresario que cuenta con un caudal de $32 millones, pero además hay otros millonarios ponceños que están dispuestos a ayudarnos en lo que sea”. 

El presidente de la liga invernal, Juan Antonio Flores Galarza, ha identificado al grupo como uno de los dos que se está considerando—el otro está liderado por los hermanos Misla, dueños de los Leones de Ponce del BSN— para operar a los nuevos Leones a partir de la temporada de 2022-23, y ha dicho que ambos cuentan con credenciales de sobra para obtener el equipo, pero que tiene que decidirse por uno. 

El grupo de los Leones que se reunió en Ponce la semana pasada con Flores Galarza está encabezado por Angel López (al centro, con chaqueta marrón), pero incluye un sinnúmero de reconocidos deportistas del área. [foto Juan Alicea]

“Nosotros creemos que hemos cumplido con todos los requisitos, con todo lo que la liga nos ha pedido, e incluso hemos ido más allá”, dijo De León. “Nos dijo que todos los equipos tenían que hacer un pago anual de $40,000, y le dijimos que teníamos un cheque para pagarle $50,000 ahí mismo. Nos habló de que teníamos que hacer un depósito de $300 mil (para garantizar las finanzas del equipo), y nosotros hicimos uno de $1 millón”. 

“Además, somos el único grupo que ya está debidamente incorporado ante el Departamento de Estado y con seguro social, tenemos dos oficinas (y ya alquilamos una tercera en El Señorial), y hemos sacado camisetas y afiches alusivas al regreso de los Leones, aparte de que nos hemos pasado reuniéndonos con las distintas comunidades de Ponce”. 

Más aun, aunque la Liga contempla que el nuevo equipo de Ponce entre en funciones para la temporada de 2022-23, una vez completadas las reparaciones al estadio Paquito Montaner, el deseo del grupo sería jugar este mismo año, “que es lo que el pueblo quiere”. 

“Incluso estamos listos para nosotros mismos costear los arreglos al Montaner, sin esperar por el municipio, y ponerlo listo en tres meses”, dijo De León. 

“De no ser posible, ya hemos conversando con cuatro o cinco alcaldes de pueblos aledaños, como Yauco y Juana Díaz, que están dispuestos a cedernos sus parques para que los usemos el primer año si el Montaner no está disponible, corriendo ellos con todos los gastos de empleomanía y comprometiéndose a cumplir con cualquier exigencia de MLB si los parques no reúnen sus condiciones”. 

Pero, para la organización, Flores Galarza y la Liga ya han tardado demasiado en anunciar su decisión, y eso se evidenció en una reunión que tuvieron el jueves pasado en una de las oficinas del equipo en Ponce. 

“Es que primero nos dijeron que para el 5 de abril, luego para el 5 de mayo y ahora para el 15 de junio”, dijo De León. “Nos hemos reunido cinco veces y en tres de ellas ha estado Flores Galarza”. 

“Para esta última le dijimos que estábamos listos para acatar la decisión que la Liga hubiera tomado, independientemente de cuál sea, pero se nos dijo que había que seguir evaluando. ¿Qué más hay que evaluar cuando nosotros somos los únicos que hemos cumplido con todos los requisitos, e incluso hemos ido más allá?” 

Para que hubiera constancia de todo, el equipo grabó en vídeo todo lo manifestado y acontecido en esa reunión, de la que al parecer Flores Galarza salió molesto por sentirse ‘presionado’. 

“Algunos se impacientaron”, dijo Desiderio, “pero es que estamos deseosos de que haya béisbol en Ponce y de aportar ya a la Liga”. 

“Mientras hay otros que están pensando en baloncesto, nosotros llevamos tres años comprometidos con el béisbol. Además, ¿por qué dárselo todo —baloncesto, béisbol— a un mismo grupo, cuando hay uno más que comprometido con el béisbol desde hace años?”, cuestionó. 

En fin, la campaña sigue: el viernes 11 de junio, en San Antón, la organización celebrará una fiesta de pueblo, con comida y actos musicales, y una transmisión radial de cuatro horas para seguir propagando su mensaje.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*