A medida que empiezan a definirse con claridad los equipos de Grandes Ligas con posibilidades reales de jugar en la postemporada, los otros, típicamente, inician una reconstrucción para los años venideros que tiene como primer paso desprenderse de algunos jugadores establecidos que puedan ayudar a los que entiendan que pueden ganar el campeonato. Y claro, recibir algún prometedor pelotero a cambio.

Y ese sello ya le cayó a los Mellizos de Minnesota, que de haber jugado en los playoffs en los últimos dos años, se encuentran sumergidos en las profundidades de la tabla de posiciones en la División Central de la Liga Americana con récord de 31-41.

De ahí que comenzaran a circular los rumores de que la organización ha decidido ya aceptar la postura de ‘vendedores’ (o sellers, en inglés) y ha entablado negociaciones con otras novenas.

Y el nombre que primero viene a la mente de los equipos interesados es el del lanzador boricua José Berríos, quien ha sido una de las pocas figuras consistentes este año en la desastrosa demostración de los Mellizos.

El martes, por ejemplo, distintas publicaciones locales en Minnesota indicaron que los Mellizos ya iniciaron conversaciones con los Cardenales de San Luis, y aunque todavía no han salido a relucir nombres, se especula que el equipo de la Liga Nacional anda en busca de lanzadores luego de la lesión sufrida por su tirador estrella Jake Flaherty (8-1, 2.90 este año).

Y Berríos, quien tiene marca de 7-2 y promedio de efectividad de 3.56, es una carnada atractiva para los Cardenales porque no será elegible para la agencia libre hasta la temporada del 2023 y en San Luis podría unirse a su compatriota Yadier Molina.

Los Cardenales, hasta la acción del martes, se encontraban en la tercera posición de la cerrada contienda en la División Central con marca de 36-36, a solo tres juegos y medio del liderato que comparten los Cachorros de Chicago y los Cerveceros de Milwaukee. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*