Medina Spirit finalmente corrió, compitió, pero no pudo capturar el Preakness Stakes, la segunda gema de la triple corona del hipismo norteamericano.

El ganador del Kentucky Derby hace dos semanas para el entrenador Bob Baffert y con el boricua John Velázquez en los controles, tuvo que someterse a dos pruebas de sangre previo a la carrera para recibir la autorización de participar en la edición número 146 del Preakness, que con un premio de $1 millón se celebró el sábado en el hipódromo Pimlico.

Y aunque corrió al frente desde la partida hasta la entrada de la recta final, cedió la delantera primero ante Midnight Bourbon—la monta de Irad Ortiz, Jr. que lo persiguió desde la arrancada—y luego ante el eventual ganador, Rombauer, que con el jinete francés Flavien Prat avanzaba sin contratiempos para despegarse en los metros finales y ganar con ventaja de tres cuerpos y medio.

Midnight Bourbon quedó segundo y tercero Medina Spirit, que a pesar de toda la publicidad negativa terminó de favorito en las bancas.

Medina Spirit pudo participar en el Preakness a pesar de que su triunfo en la primera pata está bajo investigación y a la espera de que se reciba el resultado de la segunda muestra de sangre, luego de arrojar positivo al medicamento betamethasone.

Rombauer pagó $25.60 en banca de primera.

El otro jinete puertorriqueño que participó en la carrera, José Ortiz, quedó en la octava posición a bordo de Risk Taking.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*