Aunque el decepcionante inicio de temporada por el que está atravesando Francisco Lindor con los Mets de Nueva York es el que mayor atención ha recibido por razón de su estatura como jugador y el megacontrato que firmó antes del inicio de la campaña, el cagüeño no está solo en la relación de peloteros boricuas que no acaban de arrancar en lo que al aspecto ofensivo se refiere.

Claro, el historial de algunos de ellos no es como para tener grandes esperanzas de un repunte con el bate, pero, vamos, ni calvo ni con dos pelucas.

En el caso de Lindor, no ha bateado de hit en sus últimos 21 turnos, y solamente promedia .163.

Pero Edwin Ríos, por ejemplo, disparó ocho jonrones en 83 turnos como jugador part-time con los Dodgers de Los Angeles en la pasada temporada, lo que le aseguró un espacio este año en el que para muchos es el trabuco por excelencia de las Grandes Ligas.

Pues, si no se ha dado cuenta, el antesalista e inicialista bateador zurdo batea solamente .085 en lo que va de temporada (de 47-4), y ha fallado en pegar de hit en sus últimas 27 visitas al plato.

Por su parte, Roberto ‘Bebo’ Pérez, receptor regular de los Indios de Cleveland, está sumergido en un desmadre ofensivo (de 30-1) que le ha visto bajar su promedio a .131. Claro, en su caso y en el de su colega Martín Maldonado sus cualidades defensivas son su carta de presentación, por lo que no hay temor—por el momento— de que pierdan su posición. 

Maldonado, de los Astros de Houston, promedia .094 (de 64-6), y no ha logrado impulsar una sola carrera al plato en esta temporada.

Otros receptores boricuas que nunca se han destacado con el bate—y no se espera que lo hagan este año— son Tomás Nido (.154 en 13 turnos), quien el lunes remolcó su primera carrera de la temporada al recibir un pelotazo con las bases llenas; y Michael Pérez, de los Piratas de Pittsburgh, quien la semana pasada conectó su primer jonrón de la temporada y batea este año de 28-4 (.143).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*