Hace poco más de un año Subriel Matías parecía estar al borde de una pelea por el título junior welter de la FIB. 

Pero una sorpresiva derrota por cerrada decisión ante el armenio Petros Ananyan el 22 de febrero de 2020 frenó esos planes. 

Ahora, el fajardeño de 29 años de edad con marca de 16-1 y 16 nocauts, clasificado séptimo por la FIB luego de vencer en siete asaltos al cotizado e invicto Malik Hawkins en octubre pasado, vuelve a estar en órbita para una posible pelea titular, cuando se enfrente el 29 de mayo, en el Dignity Health Sports Park de Carson, California, al kazajo Kazakh Batghyrzan Jukembayev (18-0 y 14), octavo clasificado, en una pelea que, según se ha anunciado tendrá en disputa la segunda posición del ranking de la FIB en las 140 libras. 

A Jukembayev, un peleador zurdo de 5-7 de estatura, se le compara con su compatriota Gennady Golovkin, no solo por su forma de pelear sino por su parecido físico. 

El ganador de ese encuentro, que será transmitido por Showtime, deberá enfrentarse a quien resulte vencedor del encuentro entre el argentino Jeremías Ponce (27-0 y 17 y quinto clasificado) y el británico Lewis Ritson (21-1 y 12, clasificado sexto). 

Y el ganador de esa eliminatoria se convertirá entonces en el retador obligatorio por la corona de la FIB, que actualmente posee el escocés Josh Taylor (17-0 y 13), también reconocido por la AMB. 

Taylor primeramente se enfrentará el 22 de mayo con el californiano José Ramírez (26-0 y 17), campeón del MB y la OMB, en una pelea unificatoria. 

En fin, para Subriel es una ruta larga para el campeonato. 

“Como todas las peleas de Subriel, es una pelea dura”, dijo Freddy Trinidad, su entrenador, “pero por lo menos no es una pelea por pelear: es una pelea que tiene un propósito, que es ganar la segunda posición en el ranking de la FIB”. 

“Para mí lo importante con Subriel es que él esté en buenas condiciones”, agregó Trinidad, que estará en su segunda pelea con el peleador de 5-8 de estatura. “He tratado de que pase un poco más golpes y tenga un poco más de defensa pero, en realidad, es difícil, porque él siempre ha sido un peleador muy ofensivo y tratar de cambiarle el estilo podría confundirlo”. 

Jukembayev también ha tenido una larga trayectoria: ha vivido en Canadá desde que se hizo profesional, ligado a la empresa Eye of the Tiger, pero recientemente firmó con el manejador Rick Mirigian, de la empresa MTK Global, que también representa a Ramírez. 

Desde entonces se mudó a California y se puso en las manos del entrenador californiano Manny Robles, quien anteriormente entrenó a Andy Ruiz, Jr. cuando este conquistó el cetro mundial de los pesados. 

“Sabemos que ellos están haciendo su trabajo, pero nosotros también estamos haciendo el nuestro”, dijo Trinidad, administrador del gimnasio de Caimito. 

“Lo tenemos acuartelado y su manejador (Juan ‘Yomi’ Orengo) le trajo para guantear a un mexicano zurdo que en verdad ha sido de gran ayuda”. 

Se trata de William Zepeda, un peso ligero de 22 años y 5-9 de estatura y marca de 22-0 con 20 nocauts como profesional. 

“Y no solo pelea como el kazajo, sino que se parece a él: parece su doble”. 

La cartelera será estelarizada por la defensa del francés Nardine Oubaali (17-0 y 12), campeón peso gallo del CMB, ante el legendario excampeón mundial filipino Nonito Donaire (40-6 y 26).