El alcalde de Fajardo catalogó de “un mal precedente” la transacción que desembocó en el regreso al Baloncesto Superior Nacional (BSN) de la franquicia de los Gigantes de Carolina y la desaparición de los Cariduros.

“Crea un mal precedente para futuros equipos de expansión y alcaldes que quieran invertir. Cuando tú haces estas inversiones son a largo plazo, no para que te hagan una cosa como esta”, expresó un indignado y defraudado Joey Meléndez.

El mandamás municipal trajo a colación el hecho de que, según dijo, el BSN y el apoderado Felo Rivera le pidieron “casi como un favor” una aportación para que los Cariduros pudieran participar en la recortada temporada del 2020 que se jugó tipo burbuja en el hotel Grand Rio Mar de Río Grande.

“Cuando el año pasado necesitaron el apoyo del municipio de Fajardo y de este servidor para poder hacer una liga y que Fajardo pudiera participar en la burbuja, sin fanáticos, ahí estuvo la aportación de nosotros, 200 mil pesos. Toda la aportación municipal que llega casi al millón de dólares por cuatro años, toda la inversión que sobrepasa el millón de dólares en el coliseo, una inversión que tú haces a largo plazo para que te lleven el equipo de la noche a la mañana…”

Meléndez y Carlos Arroyo estudiaron juntos y son amigos de la infancia. [suministrada]

En este caso no se trata del típico alcalde que cede gratis la utilización de las instalaciones del municipio y hace una aportación económica a la franquicia. Meléndez ha vivido la pasión del baloncesto superior en su pueblo desde niño, ya que su papá, el exalcalde Aníbal Meléndez, fue coapoderado y apoderado del equipo a mediados de la década del 90, cuando llegó al equipo Carlos Arroyo, su amigo de la infancia.

El empresario de medios digitales Héctor Horta, propietario de la compañía B-Media, adquirió de manos del apoderado Rivera la franquicia fajardeña y la trasladó al municipio de Carolina, donde jugarán como los Gigantes en la temporada que está programada para comenzar el 8 de julio.

Meléndez lamentó no haber tenido una oportunidad genuina para tratar de hacer un intento de que el equipo se quedara en Fajardo.

“Yo puedo entender toda la situación que pasa Felo, pero yo creo, y la liga debió entender que me debieron haber dado a mí la oportunidad de conseguir un comprador antes de hacer una trastada como la que acaban de hacer. Esto es una falta de respeto a la fanaticada de baloncesto de nuestro pueblo de Fajardo que tiene tanta tradición, que le ha dado tanta gloria al deporte y a la historia del baloncesto en Puerto Rico. Cosas como estas dejan muy mal sabor”.

Meléndez, igualmente, se mostró sorprendido de que el alcalde carolinense José Carlos Aponte haya accedido a respaldar el proyecto luego de haberle dicho que no lo haría.

“Me sorprende porque eso no fue lo que el alcalde de Carolina habló conmigo. Me dijo que él había accedido a tener un equipo en Carolina, pero que no era que nos iban a robar el equipo de Fajardo para llevárselo para Carolina. Estoy indignado, molesto, sumamente defraudado”, apuntó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*