La Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente tiene prevista para el 20 de abril una reunión en la que los equipos deben anunciar definitivamente si jugarán o no en la temporada de 2021-22. 

Y el presidente de los Tiburones de Aguadilla, que jugaron por última vez en la campaña de 2016-17, todavía no ha tomado un decisión final. 

“No he podido reunirme todavía con el alcalde nuevo, Julio Roldán”, dijo, “porque siempre que él ha estado disponible yo no lo he estado, y viceversa. Pero en estos días voy a hablar con él, aunque sea por teléfono”. 

Lo principal para Roldán es saber si el municipio le hará algún tipo de aportación económica a la franquicia. 

Pero aunque sea así, habría otros factores: “El asunto es que el parque (Canena Márquez) todavía no está listo. Hay que hacerle unas reparaciones y el dinero ya está ahí, porque FEMA ya lo autorizó y se lo desembolsó al municipio, pero por alguna razón los trabajos no han comenzado”.

Incluso sin esas reparaciones, sin embargo, el parque recibió el año pasado el visto bueno del inspector de MLB, Murray Cook, para jugar allí siempre y cuando se hicieran unos arreglos menores: “No recuerdo los pormenores, pero eran cosas como que no funcionaba el acondicionador de aire de uno de los camerinos, o no había agua caliente en otro”, dijo Roldán. 

“De todos modos le voy a hacer llegar la lista al alcalde, para que él sepa los arreglos que habría que hacer”. 

“Pero de la única forma en que yo no pudiera jugar es si comenzaran las reparaciones más grandes, porque no se sabría cuánto tardarían, y no se puede jugar con los camiones metidos en el terreno”. 

“Y si no es en el Canena no juego”, dijo. “Se ha mencionado el ir a Mayagüez, pero eso sería un suicidio”. 

A pesar de que existe un reglamento en la Liga que dispone que una franquicia no puede pedir una dispensa por tres temporadas, Roldán está seguro de que eso no le aplica a los Tiburones. 

“Ha habido años que no jugamos porque no teníamos parque y el año pasado estábamos listos para jugar y hasta teníamos los uniformes, pero no jugamos porque vino el lockdown y no se permitía público en las gradas”. 

Pero de todos modos Roldán dio a entender que está considerando retirarse. 

“Tener una franquicia profesional en Aguadilla siempre fue un sueño mío”, dijo el expresidente de la Federación de Béisbol, “pero ya han sido muchos años de sudor y de sacrificios”. 

“Yo puedo con el equipo, pero no con el Canena y no puedo hacerlo si no tengo ayuda, si estoy solo”. 

Aparte, dijo, de que el equipo tiene que hacer anualmente una aportación bastante sustancial a la liga, aunque no juegue. 

“Si fueran $500, fuera otra cosa”, dijo finalmente. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*