No hay dudas: el enfrentamiento entre grandes campeones ya retirados se ha puesto de moda o ‘está trending’, como decimos los más refinados. 

Para las próximas semanas ya tenemos programados los siguientes encuentros de leyendas, o semileyendas: 

Holyfield vs. McBride 

Ahora con 58 años de edad, el excampeón semipesado, crucero y pesado Evander Holyfield se cansó se esperar un encuentro de exhibición con Mike Tyson, a quien venció dos veces en la vida real, y finalmente pactó para enfrentarse el 5 de junio a Kevin McBride, el hombre que venció (por abandono antes del séptimo asalto) y envió a Tyson a su retiro en el 2005. 

La exhibición al parecer forma parte de la cartelera de la plataforma Triller que será estelarizada por la defensa del campeón peso ligero Teófimo López ante el australiano George Kambosos. 

Cotto vs. Márquez 

Miguel Cotto-Juan Manuel Márquez, anunciada para el 12 de junio, posiblemente en Miami. Encuentro de exhibición a ocho asaltos, de dos minutos cada uno, sin careta, con guantes de 14 onzas, incluso más pesados que los de 12 onzas usados por Tyson y Jones (8 onzas es la norma hasta el peso welter y 10 en las divisiones superiores). Nunca se enfrentaron cuando estaban activos. 

JC Chávez vs. Camacho, Jr. 

El legendario Julio César Chávez, de 58 años de edad, se medirá en una exhibición a seis asaltos con Héctor Camacho, Jr., de 42, el 19 junio en el Estadio Jalisco en Guadalajara. El enfrentamiento ha sido promocionado como una revancha, en la que el hijo de Macho Camacho tratará de ‘vengar’ la derrota por decisión sufrida por su padre ante el peleador considerado el mejor de todos los tiempos nacido en México, en septiembre de 1992 en Las Vegas. Chávez, quien el año pasado hizo dos enfrentamientos de exhibición ante el también legendario excampeón mexicano Jorge ‘Travieso’ Arce, lo ha tomado todo con buen humor: 

“Cuando me propusieron hacer la esta pelea de exhibición con el hijo del Macho Camacho dije que no porque él está muy joven, pero cuando me dijeron que se trataba de hacerle un homenaje a su padre, para mi amigo que en paz descanse, quien fue mi rival, no dudé en aceptar por el gran aprecio que le tuve. Fue un gran peleador, sumamente difícil y a quien nadie pudo noquear”, dijo en una conferencia de prensa. 

“Pero (Macho) debe estar muy molesto ahora, por la chingada que le voy a dar a su hijo”. 

“También lo acepté porque se trata de mi última pelea de exhibición. La verdad es que mi cuerpo ya no da para más. Soy una persona que tiene como hábito hacer ejercicio todos los días, pero subirse a un ring es totalmente diferente, así que es la última exhibición que hago”. 

En la misma cartelera estarán desempeñándose también, aunque en combates de verdad los dos hijos de Chávez: Julio, Jr., el excampeón mediano, contra la otrora estrella de MMA, Anderson Silva, de 46 años y con marca de 1-1 como boxeador profesional, y el mediano Omar Chávez, quien peleará con Ramón ‘Inocente’ Alvarez, hermano de Canelo. 

Cotto y Márquez están programados para enfrentarse el 12 de junio, posiblemente en Miami. [suministrada]

De la Hoya vs. ? 

Oscar de la Hoya ha anunciado su ‘regreso’, pero en una pelea oficial, para el 3 de julio. No se ha anunciado el rival, pero sí que será en una transmisión por la plataforma Triller.

Barrera vs. Morales 

Marco Antonio Barrera y Erik Morales, quienes se enfrentaron tres veces en la vida real, deben hacer un encuentro de exhibición el 16 de julio en algún punto de Estados Unidos. Originalmente iban a subir al ring el 15 de enero en Dallas, pero todo se detuvo cuando Morales contrajo el covid-19

También en tiempos recientes otros veteranos excampeones han regresado, pero haciendo peleas oficiales: el argentino Sergio ‘Maravilla’ Martínez, de 46 años, ya ha hecho dos peleas y aspira a disputar otra vez el cetro mundial de las 160 libras, y el también argentino y excampeón junior welter, Marcos ‘Chino’ Maidana, de 37 años, parece encaminarse a regresar en Buenos Aires en junio frente al venezolano Jaider Parra. 

En Puerto Rico, para no quedarse atrás, Iván Calderón, de 46 años y excampeón mundial peso mínimo y minimosca retirado desde 2012, ha anunciado su intención de reaparecer en las 105 libras el 4 de diciembre, posiblemente en el Rubén Rodríguez, ante el excampeón ponceño Alex ‘El Nene’ Sánchez, a quien derrotó en 2003. 

Calderón aspira a combatir de nuevo eventualmente por el cetro mínimo de la OMB. 

El papá de todas estas peleas de veteranos, o por lo menos peleas contra rivales salidos de otros deportes, lo fue, naturalmente, Floyd Mayweather. Jr., quien últimamente ha hablado de hacer un combate de exhibición contra el youtuber Logan Paul. 

El 26 de agosto de 2017, Mayweather noqueó en el décimo asalto al irlandés Conor McGregor, campeón de UFC, quien hacía su debut boxístico, en lo que ha llegado a conocerse como el combate más ganancioso de la historia con ventas de pay-per-view que permitieron que el Money Man ganara unos $280 millones y McGregor $130 millones. 

Para completar, el 31 de diciembre de 2018, en Japón, en lo que se consideró una pelea de exhibición a tres episodios, Mayweather noqueó en el primer asalto al peleador de kickboxing, Tenshin Nasukawa, obteniendo una bolsa que fue de $9 millones, según lo informado extraoficialmente. 

A través de los tiempos, ha habido otras peleas de dudosa categoría: en 1957, el campeón peso completo Floyd Patterson defendió su corona en un combate programado a 15 asaltos ante Pete Rademacher, campeón olímpico de 1956, que hacía su debut como profesional. No sin antes sufrir una caída, Patterson lo derribó seis veces antes de noquearlo en el segundo episodio. 

Y en 1976, Muhammad Ali, en su segundo reinado como campeón pesado, se enfrentó en Tokio al luchador japonés Antonio Inoki en un tedioso encuentro a 15 episodios en el que Inoki se pasó la mayoría del tiempo acostado sobre el ring y lanzando patadas al aire, hasta que al final los ‘jueces’ apreciaron un empate.

Pero el precedente más cercano fue el encuentro de exhibición a ocho asaltos con guantes de 12 onzas celebrado en el Staples Center de Los Angeles en el que Mike Tyson, a los 54 años de edad, también ‘empató’ extraoficialmente con Roy Jones, Jr., de 52. 

Los jueces fueron simbólicos, los retirados excampeones Chad Dawson (76-76), Christy Martin (79-73 Tyson) y Vinny Pazienza (80-76 Jones). 

Sin embargo, la exhibición, que estelarizó una cartelera que incluyó otras peleas y presentaciones musicales en el debut como promotor boxístico de la plataforma Triller, fue el evento más exitoso de 2020 en ventas de ‘pay-per-view’ con $80 millones en ventas, permitiendo que Tyson ganara unos $10 millones y Jones otros $3. 

La promoción, que comenzó con la filtración en las redes sociales de unos vídeos en los que Tyson aparecía acribillando peras y sacos en el gimnasio, fue enormemente exitosa, pero también algo engañosa: Tyson hablaba de que parte de los ingresos irían a entidades benéficas, algo que nunca se confirmó, y aunque la comisión de California insistió en que solo sería una exhibición y que detendría la acción si los peleadores se comportaban demasiado agresivamente o buscaban el nocaut, Tyson en particular utilizٕó su acostumbrado lenguaje promocional al afirmar repetidamente que ignoraría esas instrucciones y saldría a ‘arrancarle la cabeza’ a su rival. 

En el 2017 Mayweather se enfrentó al campeón de la UFC Connor McGregor. [suministrada]

Sobre el ring, aunque fue un encuentro entretenido, la acción se ciñó a lo exigido por la comisión. 

Posteriormente, otras promociones de peleas de exhibición han venido siguiendo el enfoque de promocionarlas como si fueran peleas de verdad: la de Machito Camacho con Chávez se anuncia como un intento de venganza de parte del hijo del Macho Man mientras que Chávez habla de darle una paliza, y la de Cotto y Márquez se anuncia como un capítulo más de la legendaria rivalidad mexicano-puertorriqueña, y la cristalización final de un encuentro que por distintas razones no pudo acordarse cuando estuvo negociándose en 2016 y que ahora sí se hará realidad, aunque Cotto ya tiene 40 años de edad y casi cuatro de retiro y Márquez 47, y más de siete fuera del ring. 

Márquez, sin embargo, fue más realista: “Nosotros nos vamos a entrenar, vamos a prepararnos como si fuera una pelea, pero es con guante grande y rounds de dos minutos por uno de descanso”. 

“Esa pelea de Tyson es la razón para todas estas peleas”, afirmó el reconocido manejador y promotor uruguayo radicado en Las Vegas, Sampson Lewkowicz, quien fuera manejador de Maravilla Martínez y actualmente dirige las carreras de numerosos peleadores, incluyendo a los excampeones David Benavídez, Jeison Rosario y Javier ‘Abejón’ Fortuna. 

“Esa fue la original: las demás son solo exhibiciones. Es como comparar una bolsa fina de Louis Vuitton con una imitación barata hecha en China”. 

“Tyson fue un fenómeno y la gente estaba ávida de ver cómo peleaba a los 54 años”. 

“Yo sí creo que la mayoría de los que estaban retirados y están saliendo ahora, no lo hacen porque necesiten dinero”, dijo. “La razón principal es que extrañan el calor de esa ovación del público, eso que sentían cuando le levantaban la mano sobre el ring”. 

“Y no hay dudas de que muchos, al ver el dinero conseguido por Tyson, habrán pensado que era una oportunidad de obtener una buena ganancia”, agregó. 

“Pero lo que sí causaría interés serían peleas de verdad: Cotto con Maravilla, en la revancha, o Cotto con De la Hoya”. 

“Pero una exhibición jamás será igual. Las copias nunca son buenas. Incluso una segunda pelea de Tyson ya no generará lo mismo que la primera”, concluyó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*