En gran medida, la NBA vive de sus mercados más prominentes. La liga es más consumida y los ratings suben cuando equipos como los Lakers, Celtics y el Heat están entre los contendores al campeonato. 

Lamentablemente, solo dos veces en las últimas 20 temporadas, uno de los mercados más importantes ha sido relativamente exitoso. Afortunadamente para los fans de los Knicks de de Nueva York, el 2021 ha sido una de esas temporadas. 

Sí, los Knicks son buenos. Y eso hay que celebrarlo. 

Antes de la derrota del lunes contra los Suns de Phoenix, el equipo de La Gran Manzana llevaba nueve victorias al hilo, la racha más larga de la franquicia en siete años. El margen de victoria durante este tiempo era de 10.2, lo que sería la mejor calificación neta en toda la liga si fuera por toda la temporada. 

La racha llegó en un momento oportuno para los Knickerbockers, quienes habían perdido cinco de seis partidos antes de iniciar la carrera con una victoria 133-129 sobre Memphis el 9 de abril.

El power forward Julius Randle ha sido el lucero del equipo, mientras que el canadiense de segundo año, R.J. Barrett, ha dado un salto espectacular de lo que fue una decepcionante temporada de novato. Algún miembro de ese magnífico dúo ha liderado a NY en anotaciones en 50 de los 61 juegos de esta temporada, y Randle ha liderado al equipo en rebotes y asistencias 40 veces en cada categoría. 

Durante la racha de victorias, Randle tiró un manjar, haciendo la mejor interpretación de Charles Barkley con partidos de 31 puntos y 10 rebotes; 40 puntos, 11 rebotes y seis asistencias; 33 puntos, cinco rebotes y 10 asistencias; 44 puntos, 10 rebotes y siete asistencias; 32 puntos, ocho rebotes y cinco asistencias; 34 puntos, 10 rebotes y cuatro asistencias; 26 puntos, ocho rebotes y cinco asistencias y un triple-doble de 15 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias. 

“Yo creo que Randle es una mejor versión de Zion Williamson para mí”, expresó la leyenda de los Knicks, Charles Oakley.

El porcentaje de victorias de .557 es el mejor desde la temporada 2012-2013, y es casi el doble del de los pasados siete años. 

Con récord de 34 victorias y 27 derrotas, Nueva York ocupa el cuarto lugar en la Conferencia del Este con 11 juegos restantes en el calendario, lo que significa que tendría que ocurrir una catástrofe para que los Knicks no cualifiquen a la postemporada, la que no han visitado desde el 2013. 

Los Knicks son uno de los equipos con más espacio salarial en el próximo verano, y poseen todos sus turnos de primera ronda en el draft, adicional al turno de los Mavericks. La nueva gerencia, la que tomó las riendas solo el pasado verano, ha demostrado más conocimiento en la confección de un equipo ganador de lo que se ha visto en las anteriores en Nueva York. Con buena administración y buena suerte, puede que tengamos un nuevo contendor en el Este por los próximos años. Enhorabuena para los fanáticos de los Knicks que han vivido un calvario por las pasadas dos décadas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*