El tres veces campeón de la NBA, Dwyane Wade, compró parte del Jazz de Utah, uniéndose al dueño mayoritario Ryan Smith, y según anunció tiene planes de asumir un papel activo tanto en la franquicia como en la región.

“Esto va mucho más allá del sueño que tenía de jugar baloncesto en la NBA”, dijo Wade a ESPN. “He visto a Shaq hacerlo en Sacramento. He visto a Grant Hill hacerlo en Atlanta. He visto a Jordan hacerlo en Charlotte. Desafortunadamente, la gente de mi comunidad no tiene esta oportunidad, y no lo tomo a la ligera. Para lograr un cambio real, aquí es donde tengo que estar, en el tope de una franquicia, y Ryan lo sabe. Estoy agradecido por él. Sé que aporto mucho a esta asociación más allá de mis conocimientos y habilidades de baloncesto”.

Wade, de 39 años, conoció a Smith en un campo de golf de San Clemente, California, poco después de su retiro como jugador en 2019, y se hicieron amigos rápidamente. Wade quería saber sobre el imperio tecnológico de Smith, incluyendo su empresa Qualtrics. Smith, de 42 años, planteó la idea de que Wade se uniera al grupo de propietarios al completar la compra de $1.66 billones del Jazz en octubre.

“Dwyane ha tenido la oportunidad de ser parte de tantos grupos [propietarios] diferentes si hubiese querido. Básicamente, hemos estado discutiendo desde el momento en que cerramos el negocio del equipo sobre cómo podemos hacer esto. Al igual que yo dirijo mi negocio de tecnología, usted quiere a las personas más brillantes alrededor”, expresó Smith. 

Wade no especificó si tuvo conversaciones sobre una participación financiera en la franquicia del Heat donde pasó más de 14 temporadas de su carrera. Describió su sólida relación personal con Smith y una visión compartida de esa asociación comercial como la fuerza impulsora para asegurar su participación de Jazz.

“El respeto que tengo por esa organización [Heat] no irá a ninguna parte, el amor que tengo por los fanáticos, eso no va a ninguna parte. Pero se trata de la siguiente fase de mi vida como inversionista, empresario, emprendedor. Para mí, esta es una oportunidad para crecer”, expresó Wade a ESPN. 

Wade describió una sinergia con la visión progresiva de Smith de transformar el éxito del Jazz en la cancha, incluido el récord de 41-14 líder en la liga, para convertirse en un líder cultural en la comunidad y el estado. Más allá del amor de toda la vida de Smith por el Jazz y el baloncesto, su devoción por las causas sociales hizo que la organización fuera fácil de vender a Wade. Smith ha dedicado una beca universitaria de cuatro años a un estudiante en una situación económica compleja por cada victoria del Jazz esta temporada, y se asoció con el CEO de Apple, Tim Cook, para invertir $4 millones en la construcción de ocho casas que brinden hogares seguros para jóvenes LGBTQ y sus familias . Smith ha abrazado el movimiento Black Lives Matter, apoyando públicamente a sus jugadores en esos temas.

“No estamos huyendo de las conversaciones raciales, sociales y LGBTQ”, dijo Wade a ESPN. “Estoy comprometido a hacer el trabajo. Hablo de la comunidad LGBTQ, que todos saben que es importante para mí. Mi hija es parte de esa comunidad”.