El manejador y coentrenador de Alberto ‘El Explosivo’ Machado, Juan de León, espera tener pronto una visión más clara de cuáles puedan ser los pasos a seguir con el excampeón mundial junior ligero que el pasado 18 de marzo sufrió una devastadora derrota por nocaut en el sexto asalto ante el mexicano Angel Fierro en la cartelera de la empresa Ring City USA celebrada en el Albergue Olímpico de Salinas. 

Ahora con marca de 22-3 y 18 nocauts, Machado sufrió así su tercera derrota —todas por nocaut– en las últimas cuatro salidas, habiendo caído antes frente a Andrew Cancio en los combates en que perdió el cetro de la AMB y luego falló en tratar de reconquistarlo. 

“Yo espero reunirme con la empresa (Miguel Cotto Promotions) para ver cuáles son sus planes con él”, dijo De León. 

“Yo hablé mucho con Machado después de la pelea y él estaba muy desilusionado por lo ocurrido”, agregó, “pero me dijo que no había excusa: sencillamente Fierro lo lastimó con un gancho que nunca vio”. 

La derrota fue especialmente dolorosa porque Machado, en su segunda presentación  en las 135 libras, había derribado a Fierro (ahora 18-1 y 14) en los asaltos primero y segundo y parecía encaminarse a una contundente victoria. 

Fierro, de paso, había sido un remplazo de último momento por el descendiente de mexicanos Héctor Tanajara (19-0 y cinco), quien dio positivo al covid-19 par de semanas antes del día de la pelea. 

Fierro es un peleador agresivo y de menor estatura que se sabía que venía a presionar a Machado, de 5-10, mientras que Tanajara, también alto, se caracteriza por su velocidad y buen boxeo, pero De León no cree que el cambio de rival haya sido un factor determinante. 

“Puede haber sido, pero la verdad es que Machado se había preparado bien de todos modos para ese estilo (de Fierro) y había guanteado con peleadores que también venían a presionarlo”, dijo. 

“Como sea”, dijo De León, “hay que evaluarlo todo ahora. Todavía no se ha decidido nada, pero es posible que haya que cambiar muchas cosas y, especialmente, que él se enfoque mejor”. 

“Pueden haber cambios en la forma de su entrenamiento”, dijo, “pero incluso puede ser la hora de experimentar un poco: quizás haya que subir a las 140, a las 147…”. 

Machado, quien en determinado momento fue a entrenar en Los Angeles con Freddie Roach, volvió a entrenar con Jim Pagán y Víctor Montañez para esta última pelea.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*