Eimantas Stanionis y Jaron Ennis son dos nombres que llevan meses mencionándose como rivales del welter boricua Thomas Dulorme. 

Primeramente, el filadelfiano Ennis (26-0 y 24 nocauts), reconocido por la mayoría de los analistas serios como el principal prospecto de Estados Unidos, iba a ser el rival de Dulorme el 19 de diciembre en el Mohegan Sun de Uncasville, Connecticut, combate que se canceló cuando Dulorme dio positivo al covid-19

Ennis de todos modos peleó en el programa, noqueando en el primer asalto al sudafricano Chris Van Heerden (28-2-1 y 12), por lo que no estaba disponible para cuando se intentó reprogramar a Dulorme para el 26 de diciembre. 

Por consiguiente, antes de que las autoridades boxísticas no le dieran autorización para pelear a Dulorme, de 31 años, ya se le había dicho que su nuevo rival iba a serlo el lituano de 26 años Stanionis (12-0 y nueve), quien permanece como su rival anunciado para este sábado 10 de abril en el Mohegan Sun

De paso, para no variar, Ennis será el estelarista de esa cartelera que se transmitirá por Showtime, enfrentándose al kazajo Sergey Lipinets (16-1-1 y 12). 

El lituano Stanionis marcha invicto en 12 combates. [suministrada]

 “No sé si la idea sigue siendo que yo pelee después con Ennis”, dijo Dulorme (25-4-1 y 16), “pero yo estoy concentrándome en el rival que primero tengo ante mí”. 

“Stanionis es un peleador muy bueno, muy fuerte. Esos peleadores europeos son así, y vienen con mucha experiencia como aficionados, por lo que debe ser una pelea muy buena”. 

“Sé que él va a venir hacia mí, a presionarme, y yo tengo que ver cómo lo paro”. 

Dulorme, quien en 2015 cayó en seis asaltos ante Terence Crawford al disputar el vacante cetro junior welter de la OMB y en 2017 perdió en uno de los combates más intensos de los últimos tiempos con el cubano Yordenis Ugás, reconocido ahora como campeón welter de la AMB, viene de perder por decisión ante Jamal James en agosto pasado al dirimir el cetro interino de las 147 libras, también de la AMB. 

“Estoy muy agradecido con Premier Boxing Champions y Showtime por seguirme presentando en sus carteleras”, dijo Dulorme, quien se caracteriza precisamente por ofrecer grandes peleas: ante Ugás perdió por apenas un punto en dos de las tarjetas a pesar de sufrir dos caídas y ser penalizado dos puntos, y en 2018 empató a 12 asaltos con el excampeón Jessie Vargas en una pelea en la que se derribaron mutuamente. 

Pero esta vez, Dulorme ha cambiado su formato de trabajo: en vez de irse a California a entrenar con Joel Díaz, como siempre había hecho en los últimos años, decidió quedarse en Las Vegas para entrenar con el reconocido entrenador cubano Ismael Salas. 

“Joel es un gran entrenador y es mi amigo”, dijo Dulorme, “pero, hablamos, y decidimos que era el momento de probar cosas nuevas”. 

“Salas también es un gran entrenador, reconocido por sus aspectos técnicos. No es que yo a los 31 años vaya a aprender nada nuevo a estas alturas, pero Salas sí puede ayudarme en el plan de pelea y hacer que yo pueda refrescar algunas cosas que ya sabía, pero que se me habían ido olvidando”. 

Salas entrena a numerosos peleadores de primer orden, incluyendo a los campeones Kazuto Ioka y Erislandy Lara y al boricua Félix Verdejo, “y otros que se me olvidan: ¡son tantos!”, dijo Dulorme. 

“Y ya llevamos bastante tiempo, porque empecé a entrenar con él en octubre”. 

Finalmente, Dulorme descartó que el haber tenido el covid-19 pueda tener un efecto sobre él. 

“Estoy bien”, dijo. “De hecho, yo nunca me sentí mal, solo tuve un positivo. Nunca me dio ningún síntoma”. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*