En una movida que perseguía el dinero más que la seguridad, y con varios jugadores expresando su incomodidad con lo trivial del evento en plena pandemia, incluyendo luminarias como James Harden y el Rey de la liga, LeBron James, la NBA celebró el domingo su primer Día de Estrellas, a diferencia de un fin de semana como en el pasado.

La jornada comenzó con la noticia de que los astros de los 76ers de Filadelfia, Joel Embiid y Ben Simmons, no podrían participar del evento e iban dirigidos a una cuarentena luego de que el barbero que los estilizó a ambos antes de su viaje a Atlanta para el juego, diera positivo a covid-19. La suerte estuvo del comisionado Adam Silver, ya que lo detectaron antes que los jugadores fueran a su primera práctica, lo que hubiese dado paso a la peor pesadilla de la liga, una pandemia entre las estrellas. 

Por fin, corazón, por fin

Luego de 14 años en la liga y un puñado de temporadas en las que era más que merecedor, Mike Conley participó de su primer Juego de Estrellas, dejando atrás el título con el que el universo deportivo lo había bautizado de ser el ‘Mejor Jugador en nunca participar de un Juego de Estrellas’.

 “Es un honor estar en cancha con estos jugadores y más compartiendo con dos miembros del Jazz y el dirigente. Le dije al coach “ponme todos los minutos que quieras porque de verdad voy a disfrutar esto al máximo”. Conley lidera al Jazz en real plus minus. Utah posee el mejor récord de la liga actualmente con 27 victorias y 9 derrotas. 

No…. va a ganar Ricky Sánchez…

El mejor tirador de todos los tiempos, Steph Curry, le añadió drama a la competencia de tres, rompiéndole el corazón a Mike Conley, dominándolo en el tiro final para coronarse por segunda vez como el campeón de la competencia. El resto de los participantes–Jayson Tatum, Jaylen Brown, Zach LaVine y Donovan Mitchell– quedaron lejos del nivel de Curry y Conley que tuvieron demostraciones históricas. 

De tal palo…

En una competencia de habilidades con maestros como Chris Paul y Luka Doncic, fue el hijo de Arvydas, Domantas Sabonis, quien le pasó el rolo a la competencia, que también incluyó a Nikola Vucevic, Julius Randle y Robert Covington. Sabonis se une a leyendas del deporte como Steve Nash, Jason Kidd, Steph Curry, Damian Lillard, y Dwyane Wade, entre otros, como ganadores del evento. 

Dominique no está entrando por esa puerta

Es muy probable que el fanático casual tuvo que gugulear quienes eran los participantes de la competencia de donqueos este año. Aunque relativamente entretenida, la carencia de nombres reconocidos le quitó brillo al evento que terminó ganando Anfernee Simons, de los Trail Blazers, sobre los novatos Obi Topinambur, de los Knicks, y Cassius Stanley, de los Pacers.

Trabajo asegurado

A pesar de seguir siendo el mejor jugador de la liga, a LeBron James no le quedan tantos años en la cima. Sin embargo, podría convertirse en gerente general tan pronto opte por el retiro, y ser igual de bueno de lo que es como jugador. LeBron está invicto desde que la liga optó por el formato de dos capitanes drafteando los equipos. LeBron dominó a Durant en las selecciones, terminando con un trabuco que los guió a la victoria vía paliza 170 a 150 con el elam ending igual que el año pasado. En esta ocasión fue el Greek Freak, Giannis Antetokounmpo, quien se coronó con el premio de Jugador Más Valioso al aportar 35 puntos y siete rebotes tirando un ridículo 16 de 16 de campo, incluyendo perfecto en tres intentos de la línea de tres puntos. 

La acción real de la liga regresa el miércoles con lo que promete ser un atropellado calendario por la gama de juegos suspendidos en la primera mitad de la temporada.