La Junta de Directores de la Liga de Béisbol Profesional Roberto Clemente sostuvo este jueves su primera reunión posterior a la temporada de 2020-21, donde precisamente se evaluó todo lo relacionado con el pasado torneo. 

A la misma vez, sin embargo, el organismo pautó tentativamente para el 17 de marzo otra reunión donde, según el presidente de la Liga, Juan Antonio Flores Galarza, ya debe comenzar a planificarse la próxima temporada, incluyendo la cantidad de equipos que van a jugar. 

“La reunión de hoy fue básicamente una autoevaluación de la Liga, que incluyó un informe económico relacionado con la temporada, los ingresos del acuerdo de transmisión con WAPA-TV y los ingresos y gastos de la Serie del Caribe”, dijo. 

“También comenzamos un intercambio de ideas, en torno a lo que se hizo bien el año pasado y se debe repetir y lo que no salió también y debemos hacer un esfuerzo por seguir mejorando”. 

A la reunión asistieron cinco de los siete equipos: Aguadilla se ausentó por razones médicas de su presidente, el lcdo. Israel Roldán, quien ya se había excusado, mientras que Marisol Irizarry, representante del equipo RA12 de Roberto Alomar, tuvo un percance de salud y no pudo asistir a la reunión celebrada en el Museo del Deporte en Guaynabo. 

Debido a la pandemia del coronavirus y las estrictas restricciones impuestas por el gobierno, incluyendo el no permitir la asistencia de público a los parques, el pasado torneo se jugó con solo cuatro equipos: Caguas, que ganó el campeonato; Mayagüez, Manatí y RA12

Los Tiburones de Aguadilla, Gigantes de Carolina y Cangrejeros de Santurce recesaron. 

En el caso de Aguadilla, fue el cuarto torneo seguido en que no jugaron los Tiburones y Flores Galarza indicó que ahora la franquicia debe tomar la decisión de jugar o no jugar, pero no podría pedir otra dispensa. 

“Es la misma situación que existía el año pasado”, dijo, “pero ocurrió lo de la pandemia”. 

“El año pasado, Aguadilla —igual que Carolina— tenía la intención de jugar, pero no pudo hacerlo porque, al no permitirse público en los parques, no podían recibir el respaldo económico de sus municipios, al no existir un fin público”. 

Santurce, por su parte, decidió no jugar “por una decisión de su junta de directores, que no encontró viable jugar”. 

“Pero ya en julio nosotros habíamos acordado un memorando de entendimiento con la Asociación de Peloteros donde se decidió que los equipos no serían penalizados si no jugaban debido a la pandemia”. 

En resumen, dijo, “aunque esta primera reunión fue una donde la liga hizo una autoevaluación, en la próxima van a ser las propias franquicias las que se autoevalúen”. 

“Y entre las cosas que necesitamos empezar a saber es todo lo relacionado con el próximo torneo, incluyendo el establecimiento de una fecha límite para que los equipos anuncien si van a jugar”. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*