En un partido dominante, el Manchester City venció al Liverpool por un marcador de 4-1 el domingo para continuar alejándose de la competencia y acercarse a su tercer trofeo de la Premier League en los últimos cinco años. 

La primera mitad del partido fue muy competitiva, con un penal fallado por el Manchester City y un par de intentos al arco por el Liverpool como las únicas legítimas oportunidades para anotar. A pesar de que el City se vio superior en los primeros 45 minutos, el juego fue cerrado y ninguno de los clubes pudo mantener posesión por suficiente tiempo como para lograr un ataque que culminara en gol.

La segunda mitad fue diferente. Luego de que el arquero Alisson bloqueara un intento al arco por el delantero del City, Phil Foden, el mediocampista Gündogan remató para anotar el primero del juego, antes que el Liverpool respondiera con un penal anotado por Mo Salah alrededor de unos 15 minutos después.

El partido se mantuvo empate hasta que en el minuto 73, Foden conectó con Gündogan luego de dos errores de parte del arquero Alisson para anotar su segundo y el segundo del equipo; tres minutos antes de que el delantero Raheem Sterling anotara otro con la asistencia de Bernardo Silva tras otro error del arquero del Liverpool. 

Sin embargo, la verdadera estrella de la jornada lo fue el joven Foden, quien, en un partido en el que se vio agresivo y ya llevaba una asistencia, dominó a la defensa del Liverpool y anotó un golazo desde el lado para aumentar el total de su club a cuatro, indudablemente anotando uno de los goles más impresionantes de la campaña. 

Con esta victoria, el City se colocó a 10 puntos sobre su rival, que a pesar de que perdió se mantuvo en el cuarto lugar. Con los tres puntos obtenidos, junto al empate que consiguió el equipo que ocupa el segundo lugar, Manchester United, le dio una ventaja más cómoda al City, que ahora se encuentra a cinco puntos del próximo equipo en las tablas. 

En cambio, el Liverpool se ve en una situación que no ha visto en los últimos tres años: fuera de la contención por el primer lugar; con su propio entrenador, Jurgen Klopp, admitiendo que su meta ahora será quedar entre los mejores cuatro y asegurar un espacio en la Liga de Campeones. 

Por otra parte, en España, el Barca salió victorioso en un partido competitivo contra el séptimo lugar, el Betis, en un choque en el que que el ganador dominó luego que el astro argentino Leo Messi, entrara en la segunda mitad e inspirara una remontada. 

A pesar de que el gigante español no ha tenido la mejor campaña de su historia y se encuentra en un punto en donde parece que no podrá colocarse en posición de ganar la liga, se ha visto mejor en los últimos partidos y ha comenzado a mostrar el orgullo que su fanaticada espera; orgullo que los ha inspirado a victorias, tanto en la La Liga como en la Copa del Rey.

De continuar así, el Barca podría verse competitivo en los eventos que todavía puede ganar, como la Copa del Rey y la Liga de Campeones, al igual que colocarse en buena posición para regresar el próximo año a La Liga de forma más eficiente y dominante, como se espera del club. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*