Si los representantes de Reymart Gaballo insisten en no aceptar la revancha ordenada por el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) con Manny Rodríguez, el próximo paso debe ser que le quiten el título al filipino y el boricua dispute la corona vacante con otro retador. 

Por lo menos esa es la expectativa de Luis de Cubas, padre, el veterano promotor cubano radicado en la Florida que, junto a Leon Margules y la empresa Warriors Boxing, representan promocionalmente a Rodríguez (19-2 y 12). 

“Ellos pueden decir lo que quieran”, dijo. “Lo cierto es que el CMB ordenó la revancha porque todo el mundo que vio la pelea sabe que Manny la ganó, sin problemas”.  

En un combate por el cetro gallo interino del CMB celebrado el 19 de diciembre en el Mohegan Sun de Uncasville, Connecticut y transmitido por Showtime, Gaballo (ahora 24-0 y 20) fue declarado vencedor por decisión dividida (115-113, 116-112 y 110-118), un fallo criticado ampliamente por los medios noticiosos y los propios comentaristas de la transmisión. 

El CMB finalmente ordenó la revancha y dio un plazo de 30 días para negociaciones libres la semana pasada para que ambas partes lleguen a un acuerdo. 

De no conseguirse, entonces presumiblemente el próximo paso sería ordenar la subasta, aunque los dos peleadores están ligados a la Premier Boxing Champions de Al Haymon. 

El manejador y entrenador de Gaballo, el cubano Osmiri ‘Moro’ Fernández, radicado en Miami, ha dicho que solo aceptaría la revancha si le ofrecen a Gaballo una bolsa considerable como campeón y que de lo contrario no estaría obligado a coger la pelea. 

“El puede decir lo que quiera, pero nosotros nos dejamos llevar por la carta que ya envió el CMB ordenando la revancha”, dijo De Cubas. 

“Esa fue una pelea que Manny ganó fácilmente. Ni siquiera fue una pelea muy buena, porque Manny lo neutralizó por completo”. 

“Se supone que Gaballo es el pegador, y Manny estuvo a punto de tirarlo dos o tres veces con un jab”, agregó. “Es uno de los robos más descarados que yo he visto en los 40 años que llevo en el boxeo”. 

El campeón en propiedad de la AMB lo es el francés Nordine Oubaali, quien originalmente iba a defender su título en la cartelera del 19 de diciembre ante el filipino Nonito Donaire antes de que ambos dieran positivo al covid-19 y fueran remplazados por Gaballo y Rodríguez. 

Ahora Oubaali tiene previsto hacer una defensa opcional el 13 de marzo en París ante el tailandés Nawaphon Por Chokcha si las medidas contra la pandemia lo permiten, debiendo el ganador enfrentarse después a Donaire.