Los Mavericks salieron de la burbuja de Orlando la pasada postemporada como uno de los equipos del futuro. 

Una nueva superestrella en Luka Doncic— a quien su dirigente Rick Carlisle comparó con Larry Bird con quien jugó y ganó campeonatos en la década de los ochenta—, se convirtió en el chef de la mejor ofensiva en la liga, y estadísticamente la mejor en la historia. 

Este año, los Mavs se han escocotado hasta la posición número 15 en ofensiva, dejándolos con un moribundo récord de 11 victorias y 14 derrotas y en la decimotercera posición (entre 15 equipos) en la Conferencia del Oeste. 

Según el periodista de ESPN, Tim McMahon, la ausencia del boricua José Juan Barea podría ser la raíz del problema.

 “Yo creo que ellos subestimaron la salida de mi amigo José Juan. El no necesariamente estaba produciendo mucho, pero su voz era importante en ese camerino”, expresó McMahon en el podcast The Hoop Collective.

El Wonderboy sigue teniendo una temporada magistral desde una perspectiva estadística, con promedios de 28 puntos, nueve rebotes y nueve asistencias, pero se le ha visto notablemente frustrado con los problemas del colectivo en cancha y, hasta el momento, le ha quedado grande el rol de líder. 

“Luka nunca ha sido el líder de un equipo. Y se entiende. Solo tiene 21 años. En Europa estaba rodeado de veteranos. En la selección eslovena el líder es Dragic, y en los Mavericks en su primer año los líderes eran Dirk (Nowitzki) y Barea. El año pasado Barea era la voz del equipo. El que daba orden cuando las cosas iban mal. Este año hemos visto a Luka mirando mal a sus compañeros, frustrado. Barea era como su Yoda (Star Wars). Tal vez deban traerlo de nuevo cuando termine su temporada en España”, dijo McMahon, quien se especializa en los equipos tejanos de la liga.

Barea se unió recientemente al club Movistar Estudiantes de la liga ACB, y ha participado en dos partidos.

“Ellos abrieron el espacio en la escuadra soltando a Barea por Wesley Iwundu, quien promedia dos puntos por juego. Puede que tenga potencial, pero sin duda subvaloraron la presencia de Barea, que adicional era el mejor amigo de Luka en la escuadra y no había otro jugador que se aproximara a eso”.

El equipo también ha sufrido la salida de Seth Curry, proveniente de la familia de francotiradores, quien fue enviado a Filadelfia en un canje por Josh Richardson en búsqueda de mejor defensa alrededor de Luka. Richardson ha tenido un comienzo de pesadilla dentro y fuera de la cancha, sufriendo una lesión que lo vio perder varios partidos, y una cuarentena que lo hizo perder un puñado más por los protocolos de salud y seguridad de la NBA. Los Mavs están últimos en eficiencia desde la línea de tres puntos, en gran medida por el intercambio de Curry, .493% de tres esta temporada, a Richardson, .299%.

Todavía hay tiempo para enderezar el barco. El segundo mejor jugador de la escuadra, Kristaps Porzingis, perdió las primeras semanas por una operación de rodilla, y Carlisle ha sobresalido en el pasado por experimentar hasta encontrar las combinaciones ganadoras, pero un regreso de Barea tal vez podría ayudar a volver a la relevancia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*