Luego de una victoria contra el AC Milán en el llamado Derby della Madonnina por un marcador de 3-0, el Inter Milán se estableció como el club dominante en la rivalidad de su ciudad y en la Serie A de Italia. 

La victoria para el Inter Milán le dio una ventaja de cuatro puntos sobre el próximo equipo en las tablas, precisamente el derrotado AC Milán, y una delantera de diez puntos sobre el resto de la competencia. 

El partido se caracterizó por la excelente labor atacando por parte del ganador, sobre todo del delantero Lautaro Martínez y el mediocampista Ivan Perišić. Martínez no tardó en dejar su huella en el partido, anotando un gol dentro de los primeros cinco minutos de juego antes de anotar el segundo, asistido por Perišić, en la segunda mitad. 

Además de esa asistencia, el mediocampista asistió en el tercer y último gol anotado por el club, este por el delantero Romelu Lukaku.

El AC Milán, por su parte, comenzó la segunda mitad con un ataque dinámico que provocó múltiples intentos al arco para el delantero Zlatan Ibrahimović, pero no logró un juego consistente en la primera mitad, ni en la mayoría del tiempo de la segunda. Esta falta de calidad y consistencia causó que el club se viera inferior a su contrincante durante gran parte del encuentro, al igual que la derrota.

Con este resultado, la carrera por la Serie A se ve un poco más definida a favor del Inter Milán, con su rival AC Milán teniendo menos oportunidades de sobrepasarlo cada derrota que sufre en el año. 

Por otra parte, en la Premier League, el Everton venció al Liverpool por un marcador de 2-0, marcando la primera vez que el club gana el Derbi de Merseyside en más de 20 años.

La victoria del Everton, que empata en puntos con su rival, recayó mayormente en la actuación estelar del arquero Jordan Pickford, quien detuvo intentos al arco por Mo Salah y Trent Alexander-Arnold para mantener a su contrincante sin anotar. 

El Liverpool, a pesar de dominar la posesión del partido, no logró anotar. El ataque se vio atorado durante la mayoría del choque, y con mucha dificultad para producir, lo que culminó en otra exhibición decepcionante por parte de los campeones defensores. 

La defensa del equipo mostró ser un factor decisivo en el choque, a pesar de que fue uno negativo para su resultado, ya que esta le concedió un penal al Everton en la segunda mitad, que sirvió como seguridad para el club y eliminó las oportunidades del Liverpool de volver de atrás. 

Como consecuencia de este resultado, el Everton y Liverpool se encuentran empate en la liga inglesa, ambos luchando por un espacio de competencia europea, y ambos necesitando resultados favorables para lograrlo en una liga competitiva. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*