Mientras todos admiran la grandeza de LeBron James por su dominio a los 36 años, y más que justificable dado la producción sin precedentes del Rey, hay otro “envejeciente” rompiendo récords y sacando su franquicia del vertedero en el que durado una década. 

Chris Paul acompañará a James el próximo mayo cuando cumpla sus 36, pero a diferencia de su amigo, el armador no cuenta con 6-8 de estatura y 250 libras de pura habilidad atlética. 

CP3, quien apenas llega a los seis pies, agarró la batuta de los Suns de Phoenix desde su llegada vía traspaso en el tiempo muerto, y los ha cargado a la élite de la liga. El 10 veces All-Star tiene al equipo del desierto promediando la sexta mejor calificación defensiva y la séptima mejor calificación ofensiva, y más importante aún, la quinta mejor calificación neta en la liga, mientras los mantiene encaminados a la postemporada por primera vez en 11 temporadas. De los pasados 20 campeonatos, 19 de estos han caído en equipos que se encuentran entre los mejores 10 en esas tres categorías. Solo el Jazz de Utah y los Bucks de Milwaukee acompañan a los Suns en esa élite esta temporada. 

Paul promedia 17 puntos, cinco rebotes, nueve asistencias y un corte de balón, adicional a estar primero en porcentaje del tiro libre con un ridículo 97 porciento. 

En cuanto a las estadísticas de avanzada, CP3 está entre los primeros cinco en el llamado real plus minus en el lado ofensivo y 11 en el defensivo. La estadística mide su impacto comparando cómo luce el equipo cuando él está en cancha vs. cuando está en el banco. 

También se encuentra tercero en productividad en el clutch, que mide los últimos cinco minutos de un partido que se encuentra por cinco puntos o menos de diferencia, detrás de Damian Lillard y LeBron, todo esto en su temporada 16.  

Los Suns han tomado la personalidad de Paul, jugando con el penúltimo ritmo de juego más lento en la liga. Son metódicos, no comenten errores y dominan con un juego inteligente. 

Subiendo como la espuma

Paul sumó a su extenso e impresionante resumé en la victoria de los Suns sobre los Grizzlies de Memphis el sábado en la noche.

Durante el segundo parcial, su tercera asistencia de la noche lo llevó a 9,888 en su carrera, superando al inigualable Oscar Robertson por la sexta mayor cantidad en la historia de la NBA. Por delante le quedan John Stockton (15,806), Jason Kidd (12,091), Steve Nash (10,335), Mark Jackson (10,334) y Magic Johnson (10,141), de quien solo está a 251 asistencias. 

A preguntas de la prensa luego del partido sobre si estaba acumulando asistencias, respondió con un sencillo “estoy tratando de acumular victorias”.

Su compañero estrella Devin Booker, quien corrió a buscar la bola tan pronto sonó la chicharra para obsequiarla a Paul como recuerdo de su hazaña dijo, por su parte:

“Es un poco difícil expresarlo con palabras, ser un fanático del juego y un fan suyo durante tanto tiempo y ahora poder estar en cancha con él es increíble. Significa todo, de verdad. Solo ser parte de la historia, hombre. Ese es Chris Paul justo ahí”.

“Para mí, ganamos un gran juego, pero estoy asombrado de poder ser parte de esto con él. Cuando piensas en el nombre Oscar Robertson, es verdaderamente grandioso. Creo que es increíble y una bendición, y me siento muy honrado y humilde de ser parte de este equipo en el momento que hizo este logro”, comentó el dirigente Monty Williams, quien también dirigió a Paul temprano en su carrera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*