El año pasado, antes de la temporada que marcó su regreso a la Liga Superior Femenina, las Pinkin de Corozal no solo tuvieron que escoger en el octavo y último turno del sorteo, sino que solo pudieron reclutar a cuatro de las seis jugadoras que seleccionaron. 

“Novatos al fin”, dijo la apoderada Lilly Rojas. “no nos aseguramos bien antes de seleccionar y resultó que una de las que seleccionamos —Gabriela Román—estaba estudiando en España y no iba a jugar, y hubo otra (Odemaris Díaz) que tampoco jugó”. 

“Y como no se nos permitió tener reservas —como las siete que tenían los demás equipos— así fue que comenzamos nuestro equipo: con cuatro jugadoras”. 

A pesar de todo, ayudadas por dos grandes refuerzos y un elogiado trabajo del dirigente novato, Angel Pérez, las Pinkin mejoraron gradualmente según fue progresando la temporada y tenían marca de 4-6 al momento de suspenderse el torneo el 12 de marzo. 

Para el torneo de 2021, sin embargo, las Pinkin están en mejor posición: gracias a un acuerdo negociado con el Comité Olímpico para evitar que se cancelara el torneo de 2020 antes de comenzar, la liga le concedió a Corozal el derecho de escoger tres jugadoras antes del sorteo de este año, y además el equipo, al determinarse que técnicamente había llegado en la última posición, también tendrá el primer turno del sorteo de cuatro rondas. 

Eso quiere decir que las Pinkin podrán escoger cuatro jugadoras antes de que nadie más pueda seleccionar siquiera una: de las primeras tres, dos pueden ser jugadoras que no hayan sido protegidas por las demás franquicias, y una de nuevo ingreso. 

Además, Corozal también tendrá sus siete reservas, por lo que llegará a 14 jugadoras para cuando termine el sorteo. 

Y Rojas está segura de que la situación seguirá así a pesar de que, según entiende, algunos equipos han argumentado que Corozal solo debería tener derecho a cuatro reservas para llegar al máximo de siete con las tres jugadoras que escojan antes de que empiece el sorteo. 

“Eso no es así”, dijo Rojas. “Lo único que se acordó desde el año pasado es que podríamos escoger tres jugadoras antes del sorteo”. 

“Además”, agregó, “el año pasado Juncos escogió ocho jugadoras en el sorteo—porque se quedó también con los turnos de Aibonito— y nadie dijo nada”. 

Las Polluelas de Aibonito recesaron poco antes del inicio de la temporada pasada. 

Rojas tiene ya una idea de quiénes podrían ser sus primeras seleccionadas, pero admitió que no puede decidir nada hasta que la liga no apruebe y circule oficialmente las listas de reservas de todos los equipos. 

“Todavía las listas no se ha aprobado y los equipos pueden estar objetando algunas de las jugadoras (que aparecen en las listas radicadas ante el organismo)”, dijo. “Nosotros mismos tenemos cuestionamientos acerca de algunas jugadoras que aparecen allí como juveniles, en torno a su edad”. 

Además de las siete reservas básicas, los equipos pueden reservar dos juveniles que hayan jugado en las categorías juveniles de las franquicias. 

“Pero se supone que las reservas sean uno de los temas que tengamos en la próxima reunión de la liga”. 

Esta está programada para el sábado 23 de enero en Caguas. 

El comienzo de la temporada, según se ha dicho, se programará tentativamente para el 16 de abril.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*