Los Juegos Olímpicos de Tokio corren hoy más peligro que ayer, al divulgarse en diferentes medios noticiosos la posición del gobierno japonés de tratar de encontrar una manera de zafarse del compromiso con el menor daño posible.

Según informa The Times de Londres, por ejemplo, el gobierno japonés ha reconocido en privado que los Juegos Olímpicos de Tokio, previstos del 23 de julio al 8 de agosto, tendrán que cancelarse debido a la pandemia del coronavirus, ante lo cual el gobierno tratará ahora de asegurar los Juegos para la ciudad en el próximo año disponible, 2032.

Esto, a pesar de que este mismo jueves, el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, le asegurara a la prensa japonesa que “en este momento no hay ningún motivo para pensar que los Juegos no se inaugurarán el próximo 23 de julio en el Estadio Olímpico de Tokio. Es por ello que no tenemos ningún plan B y que estamos plenamente comprometidos a hacer que estos Juegos sean seguros y exitosos”.

Según el Times, el mejor escenario para el gobierno de Japón es que su país puede aspirar a montar los Juegos del 2032, los que no están asignados aún a ninguna sede. París montará las Olimpiadas del 2024 y la ciudad norteamericana de Los Angeles las del 2028.

Y, de hecho, según un alto miembro del gobierno, habría ya un acuerdo para que los Juegos de Tokio, que ya tendrían que haberse celebrado el pasado verano pero que se pospusieron por la covid-19, no se acaben celebrando este año.

Por el “menor daño posible” se refiere a la posibilidad de que el país pueda encontrar una forma de cancelar los Juegos que no le descarte como una sede futura, como la del 2032, por ejemplo.

“Nadie quiere ser el primero en decirlo, pero el consenso es muy difícil. No creo que se vayan a celebrar”, dijo un portavoz del gobierno a The Times.