Alexander Crispín no le ha dado mucho pensamiento a la posibilidad de que se convierta en otro jinete puertorriqueño ganador del Premio Eclipse.

“Realmente no me he puesto a pensar mucho en eso, porque no quiero meterme muchas cosas en la mente”, dice el aprendiz de jinete de 22 años que comenzó su carrera en el Hipódromo Camarero en enero del año pasado.

“Considero que estoy entre medio, de ganar el premio o no. Pero cuando me fui (de Puerto Rico) me propuse metas, como luchar por un premio así”.

Otro de los egresados de la Escuela Vocacional Hípica que se abre camino con gran velocidad en la hípica norteamericana, Crispín figura en una posición privilegiada en la relación de los más destacados jinetes aprendices de la temporada del 2020, por lo que su nombre debería figurar en la lista de los tres finalistas que será anunciada el próximo día 16.

Crispín fue segundo en victorias con 103, solo detrás de la jockette panameña Yarmarie Correa (117), e igualmente quedó segundo en dinero acumulado por sus montas ($2,194,030), detrás del peruano Luis Cárdenas ($2,235,529), quien, sin embargo, solo obtuvo 41 triunfos en todo el año.

Otro boricua, Charlie Márquez, hijo del todavía jinete Carlos Hiram Márquez (Tiki), quedó tercero en ambos listados, con 71 victorias y $1,981,358 en premios.

Natural de la urbanización Mariolga de Caguas, Crispín ha disfrutado de excelentes temporadas en los hipódromos Delaware Park y Laurel Park, luego de iniciar su carrera en Estados Unidos en Turfway Park, en Kentucky.

“Gracias a Dios, a cada lado que voy poco a poco voy triunfando. Cada trabajo es una oportunidad nueva que me dan, y se me han abierto muchas puertas. Mis experiencias en cada sitio que voy han sido superbuenas”.

Crispín se fue de Puerto Rico en marzo del año pasado luego de haber ganado cinco carreras, pasando por los hipódromo Turfway Park, Belterra Park e Indiana Grands hasta que “se me presentó una buena oportunidad en Delaware. Allí gané la estadística entre los aprendices. Aquí en Laurel se me hizo un poco difícil al principio, como las primeras dos semanas y media, picando segundo, tercero y sin poder ganar”.

Eso fue al principio. Cuando llegó a Maryland fresquecito de Delaware, donde obtuvo 58 victorias para quedar segundo en la estadística, con más de $1.3 millones en premios (cuarto lugar), Crispín agarró la pista y al final del recorrido de la temporada de otoño quedó primero en triunfos entre los aprendices con 29, y tercero en premios acumulados entre todos los jinetes, con $725,920.

Ahora, como quien dice, anda suelto. El sábado obtuvo tres victorias en el segundo día del año y de la temporada de invierno en Laurel, y el domingo otras cuatro, para un gran total de ocho en los tres primeros días del 2021.

“Me ha ido superbién en Laurel, y por el momento pienso quedarme en esta área”, dijo Crispín, quien en Laurel Park contrató los servicios del agente de jinetes norteamericano Kevin Witte.

En la pasada década tres puertorriqueños resultaron ganadores del Eclipse en la categoría de jinete aprendiz: Víctor Carrasco (2013), Luis Ocasio (2016) y Evin Román (2017). El año pasado resultaron finalistas Julio Correa y Angel Díaz.

Entre los jinetes de primera categoría se espera que Irad Ortiz, Jr., quien lideró la estadística en victorias y en dinero acumulado por sus montas, obtenga el premio por tercer año seguido.

Los ganadores de la temporada 2020 serán anunciados  el día 28 en una ceremonia virtual.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*