En un resultado que, al parecer, para molestia de muchos, no le pondrá punto final al guerrero de las artes marciales mixtas y supremo autopromotor Conor McGregor, el veterano peleador irlandés cayó noqueado en dos asaltos ante el estadounidense Dustin Poirier en la cartelera UFC 257 celebrada el sábado en Abu Dabi, en los Emiratos Arabes Unidos. 

El irlandés de 32 años de edad, que saltó a la fama como campeón de UFC y cuando logró una pelea multimillonaria con Floyd Mayweather en 2017, cayó estremecido por un izquierdazo a mediados del segundo asalto, y Poirier, también de 32 años, procedió a atacarlo con una lluvia de golpes y patadas antes de mandarlo definitivamente a la lona en la pelea efectuada en el peso ligero (155 libras en UFC), donde ambos gladiadores aspiraban a ponerse en turno para recuperar el campeonato. 

Pero McGregor, quien apenas hacía su tercera pelea de artes marciales desde 2016 y que últimamente hablaba de volver a hacer una pelea de boxeo, descartó la posibilidad de un retiro. 

“Sencillamente tengo que pelear más”, dijo. “Tres peleas en cinco años no son suficientes. Nunca me sentí cómodo allá arriba”. 

Más aun, McGregor habló de hacer siete peleas en el próximo año y medio. 

Poirier vengó así su derrota en 106 segundos ante McGregor en 2014, cuando se enfrentaron en el peso pluma. 

El récord de McGregor en artes marciales quedó en 22-5, habiendo sufrido su tercera derrota en las últimas seis salidas. 

Poirier mejoró a 27-6. 

Por su pelea con Mayweather, considerada la más rica de todos los tiempos, se estima que McGregor ganó $130 millones —$30 millones de garantía más un porcentaje del pay per view-– y Mayweather, quien ganó por nocaut técnico en el décimo episodio, unos $280 millones, de los cuales $100 millones estaban garantizados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*