En una era boxística caracterizada por las decisiones dudosas, no debió sorprender a nadie el que una llamada ‘pelea de exhibición’ donde supuestamente no se iba a declarar un ganador, terminó con un controvertido empate. 

En un programa celebrado el sábado en el Staples Center de Los Angeles, el cual fue transmitido por pay-per-view, el legendario exmonarca del peso completo, Mike Tyson, empató luego de ocho asaltos con el no menos legendario exmonarca de cuatro divisiones distintas, Roy Jones, Jr. 

A fin de cuentas, fue una demostración aceptable por parte de dos veteranos de 54 años (Tyson) y 51 años (Jones), donde precisamente Tyson (50-6 y 44 nocauts), quien llevaba 15 años sin pelear, demostró estar en mejor forma y pesó 220 libras, su peso más bajo en 23 años, incluyendo los últimos ocho de su carrera. 

Por lo menos, aunque mucho más lento que en sus años de plenitud, exhibió el mismo estilo acosador y forzudo de antaño, esforzándose en medio de unas reglas limitantes de la Comisión Atlética de California, que impuso que pelearan ocho asaltos de dos minutos con guantes de 12 onzas —dos más que lo habitual en pesos completos— y había advertido que detendría la acción que consideraba un mero guanteo si esta se tornaba demasiado violenta o alguien sufría una cortadura. 

Jones (66-9 y 47), quien había peleado por última vez en 2018, pesó 210 libras. 

En su carrera, Jones fue campeón peso mediano, supermediano, semicompleto y, brevemente, completo, cuando pesó 226 libras en 2003 cuando venció a John Ruiz para ganar el cetro de la AMB. 

Esa había sido la única ocasión en que había pesado más de 200 libras. 

En la noche del sábado, en efecto, dio grandes muestras de cansancio incluso desde el tercer asalto y, como podía esperarse, nunca le hizo frente a Tyson de poder a poder, limitándose a moverse por el ring y lanzar ocasionales y erráticas ráfagas de golpes antes de apresurarse a abrazarlo tan pronto le era posible. 

Incluso, en una rareza en una exhibición, el árbitro llegó a amonestarlo por los agarres excesivos. 

La votación fue extraoficial: el CMB designó a tres excampeones mundiales para apreciar la pelea desde sus hogares, y Christy Martin votó 79-73 por Tyson, Chad Dawson 76-76 y Vinny Pazienza 80-77 por Jones. 

La mayoría de los observadores, sin embargo, vio ganar claramente a Tyson, quien, a pesar de que la pelea fue promocionada como un acto benéfico, al parecer podía devengar al menos $10 millones, y Jones entre $1 y $3 millones. 

Tyson, quien dijo que “luciré mejor en mi próxima pelea”, no se mostró demasiado inconforme con su actuación. 

“Yo solía hacer esto a tres minutos, pero estos dos minutos me parecieron tres”, dijo. “Solo me agrada el haber logrado esto. Ahora puedo seguir adelante”. 

También tuvo palabras de elogio para Jones. 

“Te conecté bien varias veces, pero lo resististe”, dijo. “Te respeto por eso”. 

Jones, a su vez, dijo: “No me gustan los empates, pero sinceramente creo que hice lo suficiente peleando a distancia como para merecer la victoria”. 

“Me conectó bien al cuerpo: esos fueron los golpes que hicieron que me cansara”. 

Finalmente, Tyson habló de hacer más exhibiciones e incluso de pelear en el extranjero. 

“El cielo es el límite”, dijo. 

Joyce conecta un derechazo a la cara de Dubois poco antes del desenlace. [suministrada]

Joyce vence a Dubois 

En una reyerta mucho más relevante para la situación actual de la división pesada, Joe Joyce se impuso por nocaut técnico en el décimo asalto sobre el también británico Daniel Dubois en una pelea en la que estaban en disputa los cetros de Europa y de la Mancomunidad Británica. 

Der 34 años, Joyce, desfavorecido 3-1 en las apuestas, resistió el empuje y la potencia de Dubois y poco a poco fue dominándolo con su jab, golpe con el cual terminó cerrándole completamente el ojo izquierdo. 

En el décimo episodio de la pelea prevista a un máximo de 12, Joyce le conectó otro potente jab al ojo de su rival de 23 años y este, aturdido, hincó una rodilla sobre la lona y escuchó con paciencia mientras el árbitro le contaba los 10 segundos en la pelea celebrada en Londres. 

Joyce, medallista de plata de las Olimpiadas de 2016 y clasificado 11, 11 y 13 respectivamente por el CMB, la OMB y la FIB, mejoró su marca a 12-0 con 11 nocauts. 

Dubois, clasificado segundo por la OMB y séptimo por el CMB, quedó en 15-1 con 14.