El comienzo de la próxima temporada de la Liga Femenina de voleibol superior quedó programado tentativamente para el 25 de marzo, según se determinó por votación en la reunión de los apoderados que se celebró este sábado en Caguas. 

“Pero hay que recalcar que eso es tentativo, debido a todas las razones que ya conocemos”, dijo el lcdo. José ‘Picky’ Severa, director de la liga, refiriéndose a la incertidumbre que todavía se mantiene en el país debido a la pandemia del coronavirus. 

La Liga Femenina correrá por su cuenta, como de costumbre, habiéndose descartado así, por lo menos hasta el año siguiente, la posibilidad de jugar simultáneamente los torneos masculino y femenino, como había respaldado el presidente federativo, Dr. César Trabanco. 

Los apoderados de la liga masculina tienen prevista su reunión para el próximo sábado. 

“A pesar de todos los temas que discutimos, todo fluyó muy bien y rápidamente”, dijo Servera, quien explicó que a la reunión asistieron los representantes de seis de los siete equipos que estuvieron activos en la temporada de este año, y que Juncos, aunque no asistió, “sí se excusó”. 

El apoderado de las recesadas Polluelas de Aibonito, Luis Santini, también asistió y manifestó que está haciendo gestiones para regresar en el próximo torneo. 

De no jugar, Aibonito no perdería su franquicia. 

Humacao, que lleva dos años de receso, no asistió a la reunión y desaparecería como franquicia de no jugar en la próxima temporada. 

También se decidió que el 13 de febrero será el sorteo de jugadoras y que en enero se cumplirá la fecha límite para que los equipos puedan solicitar una dispensa para la próxima temporada. 

La cantidad de reservas de mantuvo en siete jugadoras, aunque con dos reservas adicionales por embarazo y dos reservas juveniles, también adicionales. 

Cada equipo podrá contar nuevamente con hasta dos refuerzos, “pero, si van a repetir a alguna refuerzo del año pasado, tendrán que notificarlo con 70 días de antelación para que ningún otro equipo pueda firmarla”, dijo Servera. 

Adicionalmente, se determinó un nuevo orden final para el standing de la pasada temporada, que quedó cancelada el 12 de marzo cuando los equipos tenían entre ocho y 12 juegos celebrados. 

Para tener un standing equilibrado se optó por una fórmula que utilizara los primeros ocho juegos de cada equipo, pero con la salvedad de que se contara solo el primer juego contra cada equipo. 

Así, Caguas llegó primero, seguido de Naranjito, Mayagüez, Trujillo Alto, Toa Baja, Juncos y las expansionistas Pinkin de Corozal. 

Debido al acuerdo contraído por la Liga con las Pinkin antes de la pasada temporada, el conjunto corozaleño escogerá dos jugadoras antes de que empiece el sorteo, y también escogerá la primera del sorteo, por haber llegado último. 

Por último, se decidió que en diciembre cada equipo deberá pagar  su cuota de aproximadamente $1,400 para el pago de $15,000 que la liga debe hacerle a Norceca como parte del acuerdo con el organismo internacional que cubre las deudas anteriores con jugadoras refuerzo. 

Luego el próximo año restaría un último pago de $15,000. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*