Cubriendo la Serie Mundial

Fin a la sequía campeonil de los Dodgers

Se trató de la misma confrontación monticular del segundo juego, y se desarrolló de forma parecida hasta la mitad del partido. Pero el resultado fue totalmente diferente. Con dos carreras en la sexta entrada y una en la octava, los Dodgers de Los Angeles derrotaron 3-1 a Tampa Bay el martes en el sexto juego de la Serie Mundial para coronarse campeones por primera vez desde el 1988. Corey Seager, quien bateó para . 400, con dos jonrones y cinco carreras impulsadas, fue designado Jugador Más Valioso de la serie. Aunque se quedaron cortos en el carreraje, fueron los Rays los que atacaron primero, cuando Randy Arozarena—¿quién más?—conectó un cuadrangular luego de un out en la primera entrada para tomar el control del partido 1-0, ventaja mínima que, de la manera en que lanzaba Blake Snell parecía que daba y sobraba. Pero, fiel a la estrategia que lo llevó a la Serie Mundial, el piloto Kevin Cash sacó a Snell con un out colgado en la sexta entrada luego de permitir un sencillo de Austin Barnes, lo que aprovecharon los Dodgers para marcar dos carreras combinando un doblete de Mookie Betts, un lanzamiento salvaje y un batazo en el cuadro de Corey Seager contra el relevista Nick Anderson. Snell, que solo permitió dos hits y ponchó a nueve en cinco entradas y un tercio, concluyó la recortada temporada del 2020 sin haber completado seis innings en ningún partido. Betts le puso el último clavo al ataúd de los Rays con un cuadrangular solitario en el octavo episodio. El mexicano Julio Urías, que no tuvo decisión como abridor en el cuarto juego de la serie, fue el séptimo y último lanzador que utilizó el piloto Dave Roberts, cerrando el partido al retirar a los siete bateadores que enfrentó desde la séptima entrada. Los tres boricuas activos en la contienda vieron acción en el partido final: Kike Hernández entró a jugar defensa en la octava entrada (segunda base) y se eliminó vía ponchete en un turno, mientras que Edwin Ríos también fue utilizado para fines defensivos en la octava (tercera base), pero no consumió turno al bate. Ríos entró a juego luego de conocerse a mediados del choque que Justin Turner había arrojado un resultado positivo al covid-19, teniendo que abandonar el partido. Por su parte, Michael Pérez entró a juego como receptor en el octavo inning, pero tampoco tuvo oportunidad ofensiva.

Los Angeles se acerca al campeonato

Clayton Kershaw finalmente pudo hacerse justicia en una Serie Mundial con otra salida de calidad, y los Dodgers se colocaron el domingo a las puertas del campeonato mediante un triunfo 4-2 sobre los Rays en el quinto juego del llamado Clásico de Otoño. El equipo pilotado por Dave Roberts domina la competencia 3-2 y buscará el martes el elusivo gallardete—su primero desde el 1988— en un choque programado para las 8:08 de la noche. Como ha sucedido en cuatro de los cinco juegos de la serie, los Dodgers fueron los primeros en anotar, marcándole dos carreras al abridor de Tampa Bay, Tyler Glasnow, en la primera entrada, combinando un doblete de Mookie Betts y sencillos impulsadores de Corey Seager y Cody Bellinger. En la segunda, Joc Pederson sacudió un cuadrangular solitario para colocar el pizarrón 3-0, pero los Rays ripostaron con dos vueltas en la tercera por hit en el cuadro de Kevin Kiermaier, triple de Yandy Díaz y sencillo de Randy Arozarena contra Kershaw, quien de ahí en adelante silenció los bates de Tampa Bay hasta que fue relevado con dos outs en el sexto capítulo. El zurdo que fue ganador del primer juego de la serie se fue luego de cinco entradas y dos tercios, con cinco hits, dos carreras permitidas y seis abanicados, agenciándose su segundo triunfo de la serie. Un jonrón de Max Muncy les dio la cuarta anotación a los Dodgers. Kike Hernández entró a jugar defensa en la octava entrada y falló con un roletazo en su único turno ofensivo, mientras que Michael Pérez actuó de receptor en la novena entrada por los Rays, pero no consumió turno al bate.

Empatan los Rays en final de locura

Fue el juego de la montaña rusa, pero al final del trayecto los Rays quedaron arriba y empataron a dos victorias la Serie Mundial. En un final bizarro, Randy Arozarena anotó desde primera la carrera que dejó en el terreno a los Dodgers y le dio a Tampa Bay un triunfo 8-7. El final se produjo con dos outs y hombres en primera y segunda, cuando el jardinero de reserva Brett Phillips, quien consumía su primer turno ofensivo de los últimos 18 juegos de su equipo, pegó un lineazo de hit que hizo anotar a Kevin Kiermaier primero la carrera del empate, y a Arozarena instantes después en la misma jugada luego de que el jardinero central Chris Taylor mofara la pelota. En un partido en el que se anotaron carreras en 11 de las 18 oportunidades ofensivas, Los Angeles desaprovechó actuaciones de cuatro indiscutibles para cada uno de parte de Corey Seager y Justin Turner. Las primeras seis carreras de Tampa Bay fueron producidas por cuadrangulares, incluyendo uno con dos en el tránsito de Brandon Lowe en la sexta entrada, mientras que los Dodgers contaron con vuelacercas de Seager y Turner. Los Dodgers abrieron el marcador con un jonrón solitario de Turner en el primer inning, y se fueron 2-0 en la tercera con otro palote de Seager, pero Arozarena disparó su noveno bambinazo de la postemporada—estableciendo una marca—en la cuarta contra el zurdo mexicano Julio Urías para acortar la ventaja. Con el jonrón de Seager son siete los juegos consecutivos en los que la artillería de los Dodgers ha pegado más de un cuadrangular, lo que representa un récord para la postemporada. Kike Hernández pegó un doble que impulsó una carrera en cuatro veces al bate, y promedia .250. El quinto desafío se jugará el domingo desde las 8:08 de la noche.
 

Sobresaliente actuación de Walker Buehler

Juego 3:
Charlie Morton tuvo el viernes una de sus peores actuaciones en juegos de postemporada. La complicación para los Rays estribó en que Walker Buehler gozó de una jornada de ensueño por los Dodgers. Y esa combinación de factores resultó en un triunfo 6-2 para Los Angeles que le dio una ventaja de 2-1 en la Serie Mundial. El cuarto juego se celebrará el sábado desde las 8:08 de la noche. Morton concedió tempranito un jonrón solitario de Justin Turner en el primer inning y un sencillo que trajo dos a la goma de Max Muncy en el tercero. Y cuando vino a abrir los ojos, estaba fuera de juego atrás 5-0 en el quinto episodio. Buehler, por su parte, vino a permitirle el primer hit a Tampa Bay luego de uno fuera en la quinta entrada, cuando con dobles de los dominicanos Manuel Margot y Willy Adames los Rays marcaron su primera carrera del desafío. El derecho dejó el juego luego de seis entradas, en las que permitió solo tres hits y ponchó a diez. La segunda vuelta de los Rays fue producto de un vuelacercas del cubano Randy Arozarena con dos outs en la novena frente al cerrador Kanley Jansen. Fue el octavo bambinazo de Arozarena en la postemporada, igualando la marca histórica. Por los Dodgers, Kike Hernández tuvo un turno como emergente en la novena entrada y se ponchó, mientras que por los Rays, Michael Pérez hizo su debut en la Serie al trabajar en la receptoría en la novena entrada, pero no consumió turno al bate.

Los Rays exhiben su marca de fábrica

Juego 2:
La primera victoria de los Rays en la Serie Mundial se debió a una combinación de factores, lo que podría describirse como la marca de fábrica de los campeones de la Liga Americana. Todo inició con Blake Snell dominando como quiso a la artillería de los Dodgers durante casi cinco entradas, en las que sus únicos dos errores fueron regalarle un boleto a Kike Hernández luego de haber retirado a diez bateadores de forma consecutiva, para luego permitirle un jonrón de dos carreras a Chris Taylor (el primer hit de Los Angeles en el partido). Hasta ese momento los Rays habían amasado una delantera de 5-0 gracias a dos cuadrangulares y tres carreras remolcadas de su intermedista Brandon Lowe, y a un doblete que trajo dos a la goma del antesalista Joey Wendle en el cuarto acto. Aunque los Dodgers se mantuvieron en pelea gracias, especialmente, a cuadrangulares de Will Smith y Corey Seager, Aaron Loup y Diego Castillo les cerraron la pluma desde el octavo episodio para preservar el triunfo 6-4. Hernández defendió la intermedia hasta la séptima entrada, y recibió pasaporte y anotó carrera en su primer turno al bate y se ponchó en el segundo. Por su parte, Edwin Ríos hizo su debut en la Serie Mundial y se ponchó en sus dos viajes al plato. El jueves será día de descanso y la contienda se reanuda el viernes con el tercer choque, desde las 8:08 de la noche. Se espera un duelo monticular entre Walker Buehler (Dodgers) y Charlie Morton.

Brandon Lowe con dos cuadrangulares en el juego:

Doblete de Joey Wendle en la cuarta:

Bambinazo solitario de Corey Seager:

Kershaw fue mucho para los Rays

Clayton Kershaw resultó el martes el lanzador dominante que su equipo espera, y con su actuación—y un poco de buena madera—los Dodgers tomaron la delantera en la Serie Mundial al superar 8-3 a los Rays en la primera jornada. El partido, tal y como podía anticiparse, fue un duelo de lanzadores entre Kershaw y Tyler Glasnow hasta que Cody Bellinger, el héroe del séptimo juego de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional, conectó un cuadrangular en la cuarta entrada luego de un boleto gratis a Max Muncy para colocar el pizarrón 2-0. Y aunque los Rays se acercaron 2-1 en la quinta con un jonrón solitario de Kevin Kiermaier, los Dodgers volvieron a la carga en la parte baja del inning y marcaron cuatro vueltas aprovechando tres bases por bolas y sencillos impulsadores de Will Smith, Chris Taylor y el emergente boricua Kike Hernández. Y con dos carreras adicionales en la sexta—donde intervino un vuelacercas de Mookie Betts—sacaron el partido fuera del alcance de Tampa Bay. Kershaw salió del juego luego de trabajar seis entradas, permitiendo solo dos hits y una carrera y ponchando a ocho. Hernández bateó de 2-1 con una carrera impulsada, mientras que su compañero de equipo Edwin Ríos no jugó. Por los Rays, tampoco vio acción el receptor sustituto Michael Pérez. El segundo choque se jugará el miércoles desde las 8:08 y Los Angeles volverá a actuar de equipo local.

Glasnow poncha a tres corridos en la 3era:

Los Dodgers anotan cuatro en la 5ta:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*