Ante las informaciones de que el mexicano Julio César Martínez se encamina a hacer otra pelea en vez de su proyectada defensa del título peso mosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) ante McWilliams Arroyo, el entrenador del boricua que figura como su primer retador se lo atribuyó exclusivamente a un deseo de eludir a su peleador. 

“Julio Cٞésar Martínez le tiene miedo a McWilliams Arroyo”, dijo Anthony Otero, entrenador del veterano peleador fajardeño con marca de 24-4 y 15 nocauts. 

“Que cumpla con su defensa obligatoria que el CMB le ordenó, y nos está sacando el cuerpo”. 

“Queremos nuestra oportunidad”, agregó. “Somos el número uno en el ranking mundial y nosotros estamos listos, pero sin miedo”. 

De hecho, Martínez, con marca de 16-1 y 12 nocauts, tenía el compromiso de enfrentarse a Arroyo el 15 de agosto en una cartelera al aire libre que su nuevo promotor, el británico Eddie Hearn, de la empresa Matchroom Boxing, iba a presentar en Tulsa, Oklahoma, en una transmisión por DAZN. 

Pero el combate fue cancelado el 20 de julio, cuando se informó que Martínez padecía de fiebre y una infección de la garganta y recibió órdenes médicas de pasar 10 días de reposo absoluto. 

Se dijo entonces que la pelea sería reprogramada, pero luego el propio entrenador y manejador del campeón, Mauricio Aceves, quien insistió en que su peleador estaba listo para enfrentar a Arroyo y no rehuía a ningún rival aunque afirmó que aun no tenía que hacer su defensa mandatoria, dijo que por alguna razón desconocida le habían dicho ahora que Martínez iba a enfrentarse en su próxima pelea al mexicano Maximino Flores (25-4-2 y 17), en una cartelera que ahora Hearn proyecta celebrar a principios de octubre, ya sea en México o en Estados Unidos, incluyendo las defensas titulares de los campeones supermosca Román ‘Chocolatito’ de la AMB y Juan Francisco ‘Gallo’ Estrada (CMB). 

La idea idea es que estos, de retener sus títulos, se enfrenten en una pelea unificatoria en febrero o marzo del próximo año. 

Hearn también dirige la plataforma de transmisiones deportivas DAZN, que apenas ha podido mantener luego del comienzo de la pandemia del coronavirus su ritmo de carteleras, y se especula que al no poder presentar la pelea de Arroyo con Martínez en Tulsa, donde la cartelera se llevó a cabo de todos modos, Hearn está considerando ahora presentar una cartelera más barata, apostando a volver por sus fueros el próximo año, donde incluso podría presentarse la pelea de Arroyo junto a la pelea de Chocolatito y Estrada. 

“Si fuese ese el caso, a nosotros también nos gustaría estar activos antes de que termine el 2020”, dijo Otero. 

Arroyo está ligado promocionalmente a la Miguel Cotto Promotions.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*