A Bob Arum, de la empresa promotora Top Rank, le gusta señalar que el cubano Robeisy Ramírez es el segundo bicampeón olímpico que ha firmado su compañía, y que este sigue los pasos del gran Vasyl Lomachenko, quien, luego de ganar la medalla de oro en las Olimpiadas de 2008 y 2012, en los pesos pluma y ligero, amasando como aficionado un récord de 396-1, como profesional ya ha ganado campeonatos en tres categorías distintas y algunos le consideran el mejor ‘libra por libra’ de la actualidad. 

También zurdo, Robeisy se coronó en las olimpiadas de 2012 y 2016 en los pesos mosca y gallo, categoría, esta última, en la que derrotó en la final a Shakur Stevenson, otra de las grandes figuras de Top Rank, luego de que en las semifinales de 2012 venciera al irlandés Michael Conlan, quien es actualmente otro cotizado prospecto de la misma empresa. 

A ambos se les considera posibles rivales en el futuro a largo plazo para Robeisy. 

Pero en su futuro inmediato se encuentra un puertorriqueño, Félix ‘La Sombra’ Caraballo (13-2-2 y nueve nocauts), con quien se medirá a ocho asaltos en el peso pluma en el MGM Grand de Las Vegas este sábado 19 de septiembre como parte del programa estelarizado por el encuentro entre el dos veces campeón boricua, José ‘Sniper’ Pedraza con Javier Molina. 

Caraballo viene de perder por nocaut en el sexto asalto ante Stevenson en las 130 libras el pasado 9 de junio en el mismo escenario. 

“Lo he visto pelear”, dijo recientemente Robeisy, de 26 años y marca de 4-1 y tres nocauts. “De hecho, yo peleé en esa cartelera en la que él peleó con Shakur”. 

“Es un peleador que exige, pero me di cuenta de que por su estilo de pelea se le pueden hacer muchas cosas utilizando las tácticas del boxeo cubano”. 

Al igual que Lomachenko, quien sufrió una temprana y sorpresiva derrota en su carrera profesional —en su caso, al caer ante el veterano guerrero mexicano Orlando Salido al combatir por el vacante cetro pluma de la OMB en su segunda pelea—, Robeisy, en su debut como profesional  en agosto de 2019, sufrió una caída en el primer asalto y terminó perdiendo por decisión dividida en cuatro episodios ante Adán González, de Colorado. 

Pero el peleador natural de Cienfuegos, que ‘desertó’ de la Selección Nacional cubana en julio de 2018 en México, ha ganado sus siguientes cuatro peleas, incluyendo un triunfo por decisión en seis asaltos el 2 de julio para vengar su derrota. 

Su pelea con Caraballo será su primera a ocho asaltos, pero Robeisy, quien entrena en Las Vegas con el reconocido preparador cubano Ismael Salas, aseguró que eso no le preocupa. 

“Yo no entreno para pelear cuatro, seis u ocho asaltos, sino tan solo para pelear”, dijo, “y ya he hecho ocho asaltos muchas veces”. 

“Sencillamente mi trabajo es prepararme y estar listo para lo que la empresa me tenga”. 

Pero no tiene prisa por llegar a las peleas de campeonato, imitando a Lomachenko. 

“Estoy aprendiendo mucho todavía, con Salas, y viendo entrenar y escuchando los consejos de los grandes peleadores que a veces están entrenando al mismo tiempo que yo, como Erislandy Lara”. 

“Yo aprendo mucho de ellos, de solo verlos entrenar”. 

Sin embargo, aseguró que no tiene un ídolo en particular entre los grandes del boxeo cubano. 

“Sencillamente los admiro a todos”, dijo. “Han podido superar todas las dificultades que tienen los boxeadores latinos aquí (en Estados Unidos)”. 

Y tampoco está pensando en tratar de lucir ante Caraballo incluso mejor que lo que lució Shakur, su pasado y quizá futuro rival. 

“Yo no creo que estoy compitiendo con él”, dijo. 

“Voy sencillamente a hacer mi trabajo, aunque admito que si (el nocaut) sale lo antes posible, estaría bien, pero ese no es mi objetivo”. 

La cartelera será transmitida por ESPN Plus. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*