El mayagüezano Félix ‘La Sombra’ Caraballo y su entrenador, José Luis Trabal, tuvieron la oportunidad de conocer y compartir brevemente con el bicampeón olímpico cubano, Robeisy Ramírez, cuando ambos peleadores se presentaron en la cartelera del 9 de junio en el MGM Grand de Las Vegas, cuando el boricua cayó en seis asaltos ante Shakur Stevenson y Ramírez noqueó en un episodio al dominicano Yeuri Andújar. 

“Ya había pasado el pesaje y estábamos comiendo todos cuando Robeisy protestó por la comida”, recordó Trabal. 

Dijo, “oye, esto no es comida para gente que va a pelear… y tenía toda la razón. La comida que nos estaban dando era una comida muy liviana, como si todavía uno estuviera haciendo dieta, cuando ya después que pasa el pesaje los boxeadores quieren alimentarse bien, para reponer el peso que han perdido”. 

En fin, Robeisy regresó al hotel en la guagua de la empresa promotora Top Rank, y Caraballo y Trabal se fueron junto a él. 

“Fueron unos minutos solamente, pero nos dimos cuenta de que es tremendo tipo, amigable, humilde”, continuó, “a pesar de que se trata de un dos veces campeón olímpico”. 

La vida da vueltas, sin embargo, y ahora Caraballo, con marca de 13-2-2 y nueve nocauts, y Robeisy, con  4-1 y tres, tienen previsto enfrentarse en el mismo escenario este sábado 19 de septiembre en la cartelera de Top Rank que estelarizará el combate del dos veces excampeón boricua, José ‘Sniper’ Pedraza, con el junior welter californiano Javier Molina. 

“Ahora toda la amistad y la admiración queda a un lado”, dijo Trabal, “pero en la primera fuimos contra Michael Jordan y ahora vamos contra LeBron James”. 

Sin embargo, el entrenador cree que hay una marcada diferencia entre ambas peleas. 

“No es duda que Robeisy es un gran peleador, y es el último hombre que le ha ganado a Shakur (en la final olímpica de 2016), pero no es un Shakur”, dijo. 

“Para nuestra pelea con Shakur nosotros sabíamos que era un gran peleador, pero resultó ser incluso mejor de lo que pensábamos. Es un peleador que a los buenos los domina y, si no los noquea, les gana todos los asaltos, y a los regulares los acaba rápido”, agregó sobre el ahora excampeón pluma de la OMB, de 23 años de edad, que con esa victoria mejoró su marca a 14-0 y ocho nocauts en su debut en las 130 libras. 

“Pero para esa pelea, aunque se hizo lo que se pudo, en realidad Félix no pudo entrenar como debió hacerlo debido a las limitaciones por la pandemia”, continuó.  

“Y se vio tan pronto comenzó la pelea, porque Félix se veía débil y él, que siempre tiene una condición tremenda, empezó a cansarse muy rápido”. 

Para colmo, aunque ha sido un peso pluma toda su vida, “aceptamos la pelea en 130 porque esa fue la oferta que recibimos”. 

Contra el zurdo Robeisy, sin embargo, la pelea será en las 126 libras y a ocho asaltos, una distancia a la que nunca ha peleado el cubano. 

“Por primera vez nos han dado una pelea en el peso natural de Félix”, dijo, “y esta vez tanto el entrenamiento, con excelentes guanteos, como el acondicionamiento, han sido mucho mejor”. 

“Esta vez va a estar de verdad al 100%”. 

Pero Trabal advirtió que Robeisy sigue siendo un rival formidable. 

“La gente lo critica y dice que está bajando porque perdió en su primera pelea como profesional”, dijo sobre la pelea en la que sufrió una caída en el primer asalto y terminó perdiendo por decisión dividida en cuatro episodios ante Adán González en su debut en agosto de 2019. 

“Pero eso es algo que le ha pasado a muchos peleadores que debutan como profesionales después de haber estado mucho tiempo en el aficionismo: como profesional hay que tirar todos los golpes fuertes, no a veces marcando como en aficionado, y a veces esa transición tarda un  poco”. 

“Pero Robeisy sigue siendo un gran peleador a pesar de que, a diferencia de Shakur, aunque también tiene su boxeo, le gusta más fajarse y pelear”. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*