Será el Baloncesto Superior Nacional (BSN)— y no los apoderados— quien tendrá a su cargo manejar la totalidad de la estructura económica que se implantará en la burbuja de Río Grande, y eso incluirá los pagos a los jugadores, según se discutió en la reunión  celebrada el martes.

Según conoció The Gondol, los apoderados de los diez equipos harán una aportación uniforme que se sumará al pote que el BSN y su presidente Ricardo Dalmau separaron del dinero en créditos contributivos con el que esperan contar para poder reanudar la temporada del 2020.

Ese fue uno de los acuerdos a los que se llegaron en la reunión que se celebró de manera presencial para algunos y a través de la plataforma ZOOM para otros, y en la que Dalmau les comunicó a los apoderados o sus representantes que se seguiría adelante con la reanudación del torneo que se vio afectado en marzo pasado por la pandemia del covid-19.

De acuerdo con el comunicado de prensa divulgado por el BSN el martes, la competencia comenzará el 10 de noviembre y se celebrará en su totalidad en una instalación que será preparada para la ocasión en el hotel Wyndham Grand Río Mar Puerto Rico en Río Grande.

Aunque faltan por ultimar detalles relacionados con el reglamento del torneo—que, naturalmente—no aplica en una situación como la que enfrenta el organismo—sí se determinó que cada equipo jugará un partido contra los otros nueve quintetos para un total de 45 juegos, y que se celebrarán tres desafíos por jornada, cinco o seis veces por semana.

Y aunque los primeros ocho equipos pasarán a la postemporada, la Liga trabajó una fórmula para que los quintetos como San Germán (0-5) y Guaynabo (1-3) puedan aspirar a clasificar a pesar de su pésimo inicio de campaña.

Igualmente, se contempla la idea de que se celebre un partido de muerte súbita entre los ocupantes de la octava y novena posiciones independientemente del récord que presenten los equipos al finalizar la serie regular.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*