Cuando era presidente de la Federación de Béisbol, el Lcdo. Israel Roldán propuso en una ocasión organizar un equipo compuesto exclusivamente por peloteros de la Doble A para participar en la liga invernal.

La idea no tuvo buena acogida entonces, pero, a la larga, el tiempo le ha dado, al menos en parte, la razón. Al desaparecer las barreras del olimpismo internacional entre aficionado y profesional, numerosos peloteros profesionales han incursionado con éxito en la Doble A, y muchos peloteros que tradicionalmente vienen de la Doble A se han establecido en la liga invernal. 

Y solo hace falta mencionar algunos: Fernando Cruz, quien en años sucesivos fue Lanzador del Año de la liga invernal con Santurce y de la Doble A con los Maceteros de Vega Alta, Fernando Cabrera, Monaguillo Rivera, Jean Félix Ortega… 

Como presidente de los Tiburones de Aguadilla, que se aprestan a regresar a la liga invernal luego de tres años de ausencia, Roldán astutamente puso en vigor su idea original, y en el sorteo de novatos celebrado la semana pasada cuatro de los siete jugadores que escogió no están ligados a organizaciones de Grandes Ligas —algo que hace unos años hubiese sido requisito para poder ir al sorteo—, sino que tres de ellos vienen de la Doble A: el tercera base de los Samaritanos de San Lorenzo, William Olivo, el lanzador de los Jueyeros de Maunabo, Roberto Negrón y el lanzador de los Toritos de Cayey, José Carlos Burgos. 

Roberto Negrón lanza en la pelota Doble A con los Jueyeros de Maunabo. [suministrada]

Adicionalmente, los Tiburones escogieron al jardinero central Bryan Miranda, quien ganó el Guante de Oro con los Tiburones de la Doble A en 2019 y luego ha jugado como profesional en una liga independiente de Estados Unidos, aunque nunca ha firmado con una organización del llamado béisbol organizado. 

Todos ellos son jugadores de gran experiencia, destacados en la Doble A, que le pueden dar estabilidad a un equipo confeccionado mayormente a base de jugadores jóvenes. 

Claro, Aguadilla sí escogió con sus primeros tres turnos a jugadores pertenecientes a equipos de Grandes Ligas —Angel González, lanzador derecho de los Cachorros, Omar Sánchez, zurdo de San Luis, y Michael Martínez, derecho de los Dodgers—, y cabe señalar también que otros equipos escogieron peloteros que no están actualmente en el béisbol organizado: Manatí al lanzador derecho José Cruz y RA12, la nueva franquicia de Roberto Alomar, al jardinero y lanzador zurdo Roberto Maldonado. 

“Es increíble que a él no lo haya firmado ningún equipo de Grandes ligas”, dijo Santos Alomar, padre, gerente general del equipo, sobre Maldonado, “porque es un lanzador de gran velocidad y con un talento enorme: un jardinero al que están convirtiendo en lanzador”. 

Pero las selecciones de Roldán van de acuerdo con su concepto de armar un equipo joven de peloteros que se desarrollen a la misma vez teniendo la oportunidad de jugar en la liga invernal, objetivo con el que él explica la gran cantidad de cambios que ha hecho en los últimos meses para desprenderse de figuras probadas, incluso de grandes ligas, por jóvenes promesas. 

“La estrategia de Alomar, que es muy loable, es la de desarrollar peloteros que más tarde van a jugar para otros equipos”, dijo, “pero la mía es la de desarrollar un equipo”. 

“Y por suerte ya en el béisbol internacional desapareció esa distinción entre aficionado y profesional”. 

Al contrario de RA12, que prácticamente ha descartado la contratación de refuerzos, fiel a su concepto de desarrollar el talento joven, Roldán sí piensa hacerlo, de acuerdo a las necesidades del equipo. 

“No estoy pensando en llegar a acuerdos con organizaciones de Japón, como han hecho otros equipos, aunque tiene la ventaja de que te ahorras esos salarios”, dijo, “pero con la desventaja de que ellos te mandan lo que ellos quieren, no necesariamente lo que uno necesita, aparte de que se los llevan antes de que termine la temporada”. 

“Y eso pasa también mucho con los refuerzos que vienen del béisbol organizado”, dijo. 

“Con los que vienen de las ligas independientes hay más seguridad”. 

Los equipos de la liga invernal pueden contratar un máximo de nueve refuerzos. 

Los Tiburones serán dirigidos por Robinson Cancel en la temporada prevista para comenzar el primero de diciembre. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*