Antes de que surgiera la noticia de que Roberto Alomar ingresaría a la liga invernal como propietario de una nueva franquicia, RA12, ya se había hablado de la posibilidad de que Yadier Molina adquiriera, como administrador, a los Gigantes de Carolina, algo que, de haber dado frutos, hubiese implicado que dos leyendas del béisbol boricua estuvieran activos en la Liga Roberto Clemente. 

Sin embargo no fue así. 

“Ellos siguen interesados y no cierran las puertas para el año que viene”, dijo Guillermo Martínez, administrador desde hace 10 años del equipo que pertenece al municipio de Carolina. 

“Yo sí llamé a Yadier tan pronto él habló en la prensa de su interés y eventualmente tuvimos conversaciones con Melvin Román, su agente, a quien él designó como su enlace e incluso les hicimos llegar documentos”. 

“Pero es como todo: con la pandemia presente, tal vez no era el mejor momento para eso”. 

Aunque se llegue a un acuerdo en el futuro, sería siempre una especie de arrendamiento a Yadier y su grupo, y la franquicia seguiría perteneciendo al municipio. 

“Es el mismo concepto que existe en Mayagüez”, dijo Martínez. “Por ley, un municipio no puede correr con una franquicia de béisbol, así que en nuestro caso se creó una corporación sin fines de lucro para administrarla, y me nombraron como su director ejecutivo”. 

“Pero el municipio hace una aportación económica importante y tiene otras concesiones, como el uso del parque”. 

Así, Martínez, que ya nombró hace un tiempo como nuevo dirigente al coach de los Gigantes de San Francisco Nick Ortiz, continúa preparándose para la temporada que está señalada para comenzar el primero de diciembre, siempre y cuando la pandemia disminuya y el gobierno autorice el uso de los parques, preferiblemente con una presencia autorizada de un 25% de su capacidad. 

“Como sea, hay que hacer ajustes”, admitió. 

Según explicó, por ejemplo, este año el equipo no contará con los tres refuerzos que suele suplirle, pagando sus pasajes y sus salarios, una organización de la Liga de Japón. 

“Como siempre se los llevan el 23 de diciembre, no era costo-efectivo para ellos enviarlos para que solo estuvieran unas tres semanas aquí”, dijo. 

Pero los Gigantes sí tienen la esperanza de que siga activo su acuerdo con los Piratas de Pittsburgh, que corrieron con los salarios de entre tres y cuatro refuerzos en la pasada temporada. 

“Pero primero hay que ver si les dan permiso”, dijo. “Para nosotros, que tenemos que pagarles la transportación y el hospedaje, el gasto va a ser mayor, porque el año pasado conseguimos un apartamento de varios cuartos y los hospedamos a todos en él, pero este año, con el covid-19, va a haber que tenerlos en apartamentos individuales”. 

“Pero de todos modos este es un año en el que nosotros vamos a estar pensando más en el talento nativo y, afortunadamente, tenemos un buen grupo”. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*