Los jugadores de la NBA votaron en una reunión el jueves por la mañana a favor de reanudar la postemporada, después del boicot de los juegos del miércoles que estuvo liderado por los Bucks de Milwaukee, en contra del racismo sistémico policiaco en los Estados Unidos. 

El boicot se extenderá hasta los juegos del jueves, por lo que se espera que la acción regrese a las canchas de la burbuja el viernes o el sábado.

El acuerdo se produjo en el Coronado Springs Resort de Disney en una reunión que duró poco menos de una hora. Este fue el segundo encuentro de jugadores en las últimas 15 horas, tras una reunión en la noche del miércoles que se extendió hasta horas de la madrugada. 

En la reunión del miércoles aumentó la frustración y la tensión entre los jugadores, quienes estaban irritados por la falta de unidad estratégica ante los pedidos de justicia social, según fuentes del Washington Post.

Curiosamente, dos de los equipos favoritos al campeonato, Los Lakers y Clippers, ambos de Los Angeles, votaron en contra de reanudar los playoffs y fueron los dos primeros equipos en salir de la reunión del miércoles.

LeBron James, respaldado por un puñado de jugadores, resaltaban la importancia de abandonar la burbuja y unirse a las protestas de Black Lives Matter, pero decidió acatarse al pedido de la mayoría que al parecer, prefiere continuar con la temporada entre el viernes y el sábado. 

El liderato de la Unión de Jugadores, entre ellos su presidente Chris Paul y el vicepresidente Andre Iguodala, explicaron las ramificaciones financieras de perder la temporada, y detallaron cómo los propietarios podrían romper el convenio colectivo y colocarlos en una posición de salarios reducidos en el futuro.

Entre los pedidos de los jugadores se incluye que se acuse e investigue a los policías que se han visto envueltos en asesinatos de civiles negros y que han sido documentados con evidencia de videos, como el de Jacob Blake, un hombre negro de 29 años que recibió varios disparos en la espalda el domingo por la policía en Kenosha, Wisconsin, mientras intentaba entrar en su vehículo. Sus tres hijos, de tres, cinco y ocho años, estaban en el vehículo durante el incidente. Esto se une a los casos de Breonna Taylor, mujer negra de 26 años, quien recibió un disparo mortal cuando agentes de la policía irrumpieron en su apartamento de Louisville, Kentucky, utilizando una orden judicial. La orden estaba relacionada con un sospechoso que no vivía allí y no se encontraron drogas; y el caso de George Floyd, hombre negro, quien murió el 25 de mayo después de que un oficial de policía blanco de Minneapolis presionó su rodilla en el cuello de Floyd durante casi ocho minutos. Eso fue capturado en un video de teléfono celular y dio paso al movimiento Black Lives Matter.

Otro pedido de los jugadores es que los propietarios de los equipos—29 de los 30 son blancos, con la excepción del legendario Michael Jordan—se comprometan a procesos más justos a la hora de contrataciones administrativas, y que comprometan capital en el desarrollo de proyectos que ayuden las comunidades negras y pobres en los Estados Unidos. 

La NBA divulgó la siguiente declaración oficial el jueves en la tarde:

“Los juegos de playoffs de este jueves no se jugarán como estaban programados. Estamos esperanzados en que podamos reanudarlos el viernes o el sábado. Habrá una videoconferencia entre un grupo de los jugadores y representantes de los 13 equipos que están aquí en Orlando, así como con representantes de la Asociación de Jugadores y oficiales de la liga para discutir los pasos a seguir”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*