Luego de meses de especulaciones, el pasado jueves se sometió un documento judicial que detalla supuestos pagos de hasta $400,000 al padrastro del estelar jugador de los Pelicans de Nueva Orleáns, Zion Williamson, antes de su participación en la prestigiosa Universidad de Duke, lo que lo hubiese convertido en inelegible para el baloncesto amateur de la NCAA.

La declaración jurada fue presentada por los abogados de la agente de mercadeo Gina Ford, quien está involucrada en una batalla legal con el primer jugador seleccionado en el pasado sorteo de novatos, y busca $100 millones después de que Zion dejara su agencia Prime Marketing Sports para firmar con una agencia de renombre CAA.

Ford ha presentado varios documentos para probar que Williamson nunca fue elegible para jugar en la Universidad de Duke, lo que reforzaría el caso de su reclamo legal. 

“Entendí que para asegurar el compromiso verbal de Lee Anderson (padrastro), que actuaba en nombre de Zion Williamson y su familia, para que Zion firmara eventualmente con la agencia de Ford cuando se encaminara a la NBA, le tenía que pagar $400,00 y así se hizo”, expresó a la prensa Donald Kreiss, quien fue intermediario de la agencia en el proceso de pago. “Tengo entendido que Lee Anderson solicitó que el dinero se transfiriera a un banco en Carolina del Sur, poco después de que Zion comenzara la escuela en Duke en el 2018”.

Lee Anderson (a la derecha), padrastro de Williamson, alegadamente recibió el dinero para asegurar que este firmara con la agencia Prime Marketing Sports. [suministrada]

Williamson dejó su contrato de cinco años con Prime Marketing Sports de Ford un mes después de firmarlo y poco antes de ser seleccionado por los Pelicans en 2019. También demandó a la agencia, alegando que el contrato era ilegal según las leyes de agentes de Carolina del Norte para proteger a los atletas aficionados. La contrademanda de Ford a Williamson busca probar que, para empezar, no era elegible para jugar en Duke y, por lo tanto, no estaba protegido por la ley.

La declaración jurada también incluye reclamos de vivienda y autos de lujo para familiares de Zion. 

En junio, Ford presentó documentos legales acusando a la familia de Williamson de aceptar viviendas provistas por un exalumno de Duke y tres autos de lujo mientras Williamson estaba en la Universidad. Esa presentación también buscó el testimonio del entrenador de baloncesto de Duke, el legendario Mike Krzyzewski.

El abogado de Williamson, Jeffrey S. Klein, respondió a las reclamaciones del jueves, describiéndolas en una declaración a Daniel Wallach, de The Athletic, como “frívolas”, mientras que calificó los documentos citados en la reclamación como “fraudulentos”.

La NCAA lleva décadas recibiendo críticas por su manejo monopólistico de los atletas, quienes se han organizado para exigir pagos por explotación. 

“Yo recuerdo mi tiempo en la Universidad de Michigan, pasar por tiendas que vendían mi camisa de juego, con mi apellido en la espalda a $80 dólares, y yo no tener ni cinco pesos para comprarme una pizza”, expresó el analista y ex jugador de NBA Jalen Rose en su programa Jalen and Jacoby, de ESPN.

En un intento por apaciguar las críticas, la NCAA permitirá cambios en las reglas para permitir que los estudiantes-atletas reciban una compensación por el uso de su imagen, pudiendo llegar a acuerdos económicos con entidades no relacionadas a la universidad. También podrán recibir compensación por otras oportunidades como en las redes sociales, negocios acordados desde escuela superior y apariciones personales en locales para atraer público. La junta gobernante de la NCAA enfatizó que en ningún momento una universidad debe pagar de ningún modo a los estudiantes atletas.

Williamson, de 20 años, se prepara para la reanudación de su temporada de novato con los Pelicans, que están programados para jugar en la burbuja de Disney World a partir del 31 de julio.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*