La reciente decisión de Shara Venegas de firmar para jugar como refuerzo en la liga de Ucrania ha hecho pensar al apoderado de las Criollas de Caguas, Francisco ‘Furiel’ Ramos, en la posibilidad de que su equipo tenga que recesar para el próximo torneo, si este logra programarse para comenzar en enero. 

“No es por problemas económicos ni nada parecido”, dijo el apoderado de las pentacampeonas, “sino sencillamente un asunto de falta de jugadoras”. 

Venegas se convirtió en la quinta jugadora de las Criollas que llega a un acuerdo para jugar como refuerzo en las ligas europeas que deben estar comenzando sus temporadas en septiembre y octubre, junto a Pilar Victoriá y Ana Sofía Jusino, quienes estarán en Francia, Stephanie Enright, que jugará con el Bergamo en Italia, y la acomodadora Jennifer Nogueras, quien irá a Hungría. 

De las ocho jugadoras que hasta ahora han firmado para jugar en el exterior, cinco son de Caguas: las otras son Natalia Valentín y Neira Ortiz, pertenecientes a Toa Baja, y Daly Santana, agente libre en la Isla. 

Shara Venegas tenía un contrato que le pagaba $25 mil este año. [foto Pepo Pereira]

De acuerdo al reglamento actual, para no perder sus derechos sobre ellas, los equipos tienen que incluir entre sus 15 reservas iniciales a todas sus jugadoras, incluyendo las que no puedan comenzar el torneo por estar en el exterior. 

De su cuadro regular, Caguas solo tendría disponibles, tal vez, a Karina Ocasio, Diana Reyes y la destacada novata de la abortada temporada de este año, Ivania Ortiz. 

Y Karina, Jugadora Más Valiosa de los últimos dos torneos completos —2017 y 2018— estuvo a punto de irse también, al ser incluida en un sorteo de la Liga de Corea en el cual eventualmente no fue seleccionada. 

“Shara tomó la decisión de irse a Ucrania, aunque anuló así el contrato de tres años que tenía con las Criollas, que comenzó en esta temporada”, dijo Furiel. “Respeto su decisión, pero Shara sin duda era la libero mejor pagada de esta liga: estaba ganándose $25,000 al año”. 

“No sé cuánto le estarán dando en Ucrania, pero no creo que sea demasiado, porque a las liberos no les pagan tanto”, agregó. “¿Y si no le va bien?” 

El problema adicional es que Caguas, por nuevamente haber terminado en primer lugar en 2020, tal vez no pueda contar con conseguir jugadoras de impacto en el sorteo de jugadoras agentes libres o de nuevo ingreso: como Corozal tiene los primeros tres turnos, y Caguas escoge último, la primera selección sería con el décimo turno. 

Una posible solución, dijo, sería que se retomara una acción que se aplicó por última vez en 2011, cuando también las Criollas estaban cortas de personal: “Entonces nos permitieron dos refuerzos adicionales, en sustitución por las jugadoras que estaban en el exterior, más las dos regulares: jugamos con cuatro refuerzos”. 

“O también podrían permitirse unas reservas especiales”, agregó. 

Estas permitirían que el equipo pudiera llenar su roster de 15 jugadoras, e irlas sustituyendo por las que lleguen del exterior. 

“Ahora mismo este es un caso que toca a Caguas, pero nada quita que eso le ocurra a otros equipos después”, dijo. 

“Si no… sería triste que se jugara una temporada sin las Criollas de Caguas”. 

Claro, todo esto es académico si luego resulta que no puede haber torneo en 2021. 

“Todavía existe una gran incertidumbre, y la seguirá habiendo hasta que no surja una vacuna para el coronavirus”, dijo. 

De lo que Furiel sí está seguro es de que no debe prosperar la idea de jugar simultáneamente los torneos de masculino y femenino desde principios del próximo año, jugándose partidos de ambas ramas en la misma cancha. 

“Esa es una locura”, dijo. 

“Yo lo veo en esta analogía: uno tiene un botecito pequeño en el que cabe una sola persona y apenas se mantiene a flote, y entonces quieren subirle a un tipo mucho más pesado. ¿Qué va a pasar? Que se van a hundir los dos”. 

Según la analogía, la Liga Femenina es el bote pequeño y la Masculina, menos afortunada económicamente en tiempos recientes, la que trataría de salvarse metiéndose al mismo bote. 

“Pero aparte de eso, ¿cómo se dividirían la cantina? ¿los boletos de la entrada?” 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*