Aunque está consciente de que para la Doble A podría resultar más difícil que para otras ligas el reanudar su temporada después del largo receso debido al coronavirus, el dirigente de los campeones Mulos de Juncos dijo que su equipo ya está comenzando a dar pasos en preparación para esa posibilidad.

“De hecho, este sábado vamos a tener una reunioncita con todo el staff, incluyendo coaches, el gerente y el apoderado, para ver dónde estamos”, dijo el dirigente Roberto López.

“Incluso debe estar con nosotros el director de Recreación y Deportes del municipio (Mickey Rivera)”, agregó, “porque una de las situaciones que tenemos si queremos empezar a practicar es que el parque (Mariano ‘Nini’ Meaux) todavía está cerrado”.

Las directrices de la nueva orden ejecutiva del gobierno ahora permiten prácticas colectivas de los equipos, con un máximo de seis atletas, su dirigente y su preparador físico, pero manteniendo el protocolo de aislamiento personal y demás medidas de seguridad y prohibiendo el contacto físico.

“En el béisbol eso debería ser más sencillo que en otros deportes, porque se está en un sitio amplio, al aire libre, y se podría practicar con varios grupos por separado”, dijo López, quien calculó que haría falta al menos un mes de preparación antes de poder volver a juego.

La disponibilidad de los jugadores del equipo que apenas había podido jugar cuatro partidos —con marca de 1-3— antes de que el torneo quedara detenido en marzo, tampoco debería ser un problema mayor, de acuerdo al dirigente.

“Hemos estado en contacto con ellos por Whatsapp y otros medios y por suerte todos están saludables, así como sus familias”, explicó.

“Habría que hacerles las pruebas con alguna frecuencia”, agregó, “pero eso tampoco es problema: yo trabajo en el gobierno y ya me han hecho las pruebas antes de regresar a trabajar”.

Pero la Doble A tiene programada una reunión para el 25 de junio donde posiblemente tome alguna acción definitiva y López cree que va a ser difícil que se vuelva a jugar.

“Honestamente, lo veo muy cuesta arriba”, dijo. “Y en especial si es sin público, va a ser imposible: de la única manera que los equipos pueden tener ingresos para pagarles las dietas a los jugadores es con la taquilla y, en especial, lo que se consume en la cantina”.

“Yo creo que se pudiera jugar si se permitiera un público limitado”, agregó, “porque, después de todo, los parques no se estaban llenando”.

“Donde único podría haber aglomeramiento sería en la cantina, pero eso se puede controlar”.

“Pero yo creo que incluso el itinerario tendría que ser muy atropellado y la liga va a tener que pensarlo todo muy bien antes de hacer una cosa que luego no vaya a salir bien”, concluyٕó.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*