En menos de 24 horas, al menos 15 jugadores de la NBA fueron diagnosticados con el coronavirus, incluyendo una superestrella a la que no se le ha permitido entrar a los Estados Unidos, asestándole un remezón a la burbuja de Orlando a poco más de un mes de que se reanude la temporada.

 De igual manera, varios jugadores, incluyendo un miembro del cuadro regular de uno de los favoritos al campeonato, decidieron no participar del reinicio de la temporada por una gama de razones que van desde miedo al coronavirus hasta conflictos de pensión alimentaria. 

El estelar centro de los Nuggets de Denver, Nikola Jokic, está varado en su natal Serbia tras dar positivo al covid-19 y que se le negara la opción de entrar a territorio norteamericano. 

Malcolm Brogdon, de los Pacers, uno de los jugadores más activos en las protestas contra el racismo sistémico en USA, y por ende uno de los jugadores más expuestos, también dio positivo. Por otra parte, el armador de los Lakers, Avery Bradley, decidió en contra de participar, justificándose con la salud de uno de sus hijos, quien no será admitido en la burbuja por padecer de problemas respiratorios.  

Según la liga, es bueno que sean ahora los casos positivos, cosa de tener tiempo suficiente para recuperar, entrar a la burbuja y participar de los campos de entrenamiento; aunque habría que cuestionarse la determinación de someter a entrenamiento físico a una persona que acaba de recuperarse de un virus del que aún se sabe muy poco y que no se tiene conocimiento de sus efectos a largo plazo. 

La inquietud domina la primera fase del regreso, mientras que Florida, hogar de la burbuja, rompe récords diarios de nuevos casos y compite con ciudades en el mundo como una de las más afectadas por el virus.  

Avery Bradley fue uno de los canasteros que anunció que no jugará en Orlando. [suministrada]

Así las cosas, la NBA sigue hacia adelante con el plan de reiniciar la temporada en 35 días (julio 30), a pesar de la incertidumbre que se vive. 

La semana pasada, la NBA envió un protocolo de salud y seguridad de 113 páginas para su plan de reiniciar la temporada en Orlando. La propuesta es exhaustiva y detallada, pero tiene lenguaje vago en temas de gran importancia. 

La mayor de las preocupaciones son que las salidas de la burbuja van más en un tono voluntario. “Se espera” que los jugadores no salgan, pero están en plena libertad de hacerlo. Si un jugador se va sin aprobación previa debe ponerse en cuarentena durante al menos 10 días a su regreso, y tendrá que hacer la prueba nasal profunda, a diferencia de la prueba nasal superficial o la prueba oral superficial. Ahora, si hay una ausencia justificada, por ejemplo, una emergencia familiar o el nacimiento de un hijo, entonces el jugador tendría que permanecer en cuarentena durante solo cuatro días en el campus, siempre que su resultado fuera negativo. A su vez, los empleados de Disney continúan en negociaciones a través de la unión sobre sus protocolos, ya que hasta el momento, ellos podrán entrar y salir sin restricciones, haciendo nulo el esfuerzo de aislamiento de los jugadores. 

La liga también vive preocupada con su imagen, al tomar la decisión de regresar a la acción durante las luchas actuales en los Estados Unidos. Es por eso que el comisionado Adam Silver y la Unión de Jugadores han unido esfuerzos para llevar una agenda que trabaje directamente con los problemas raciales dentro de la liga. Dentro de las propuestas se encuentra la creación de una fundación de la NBA “para expandir la educación y oportunidades de desarrollo económico” en la comunidad de raza negra. 

“El problema del racismo sistémico y la brutalidad policial en el país tiene que llegar a su fin. Hay mucho trabajo por delante tanto en Orlando y a largo plazo para seguir con el impulso y crear un cambio real, un cambio duradero en la sociedad”, dijo el presidente del sindicato Chris Paul, a los medios especializados.

La liga quiere regresar, mayormente por factores económicos, pero las variables se multiplican diariamente. En algún momento habría que preguntarse si todo esto vale la pena. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*